DIETA MEDITERRÁNEA

X Conferencia Internacional sobre la Dieta Mediterránea

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha destacado la importancia de enseñar a comer bien a los escolares, con dietas saludables, y luchar así contra la obesidad infantil, ya que considera que existen "datos alarmantes" de sobrepeso.
Botellas de aceite de la provincia de Jaén EFE/Archivo/José PedrosaBotellas de aceite de la provincia de Jaén EFE/Archivo/José Pedrosa

Mato ha hecho estas declaraciones en la inauguración de la X Conferencia Internacional sobre la Dieta Mediterránea, que se celebra en el marco del Salón Alimentaria de Fira de Barcelona.
La dieta mediterránea nació de la confluencia cultural de tres continentes, África, Europa y Asia y su entorno geográfico se ubica alrededor de la cuenca del mar que le da el nombre.
Se entiende por dieta mediterránea el conjunto de prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos, habilidades, espacios y objetos asociados que los pueblos del Mediterráneo han construido, recreado y transmitido históricamente, en interacción con la naturaleza en torno al hecho alimentario.
Variada, equilibrada y completa, la dieta mediterránea se caracteriza por el uso de cereales (pan, pasta y arroz), legumbres, frutas, frutos secos, verduras y hortalizas, con cantidades menores de pescado, huevos, derivados lácteos y carnes. Los beneficios de esta dieta aumentan si esos productos se aderezan con aceite de oliva.
Las propiedades de la dieta mediterránea fueron descritas ya en los años 50 y 60 del siglo pasado por el fisiólogo estadounidense Ancel Benjamín Keys, quien en su “Estudio de los siete países” analizó que las enfermedades coronarias se daban en menor medida en los países en los que dominaba este tipo de alimentación.
Reconocida como modelo alimentario de calidad, saludable y sostenible por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la dieta mediterránea disminuye el riesgo de padecer patologías crónicas como las citadas, así como cáncer, obesidad y diabetes, según el consenso médico al que se llegó en 1996 en el I Congreso Internacional sobre Dieta Mediterránea, celebrado en Barcelona, del que surgió la Declaración sobre los beneficios de esta práctica alimentaria.
En 2009, la Dieta Mediterránea fue candidata a ampliar la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial. Su candidatura fue presentada en 2008 por España, Grecia, Italia y Marruecos.
Mas tarde, en diciembre de 2013 la Dieta Mediterránea fue declarada patrimonio inmaterial de la Unesco.
Además, desde 1996 se falla cada dos años el Premio Grande Covián, que en su primera edición recayó en la doctora Elisabet Helsing (Noruega).
La última edición fue en 2012 se otorgó al Dr. José Mª Ordovás de Tufts University de Boston (EEUU). EFE-doc/

 

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos