William Kentridge, artista surafricano, gana el Princesa de Asturias de las Artes

William Kentridge, Premio Princesa de Asturias de las Artes es un artista sudafricano, especialista del dibujo y el grabado, además ha realizado incursiones en el cine y el teatro, donde ha trabajado como actor, guionista y director.
14/02/2012.- El artista surafricano William Kentridge junto a piezas de la primera exposición que inaugura en España centrada en sus tapices de gran14/02/2012.- El artista surafricano William Kentridge junto a piezas de la primera exposición que inaugura en España centrada en sus tapices de gran formato, acompañados de mosaicos, esculturas, bocetos, collages y dibujos, en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.EFE/Daniel Pérez

Admirador de la obra de Francisco de Goya, llegó a afirmar en una visita al Museo del Prado de Madrid en 2014, “Cuando lo conoces es imposible no admirarlo.  (…) Él fue un artista con una obra muy vinculada a la política, a la historia, con una imaginación extraordinariamente vivida y una técnica maravillosa. No sé quién sería sin Goya”.

Nacido en Johannesburgo, el 28 de abril de 1955, es conocido por sus collages y películas animadas.  Licenció en Política y Estudios Africanos por la Universidad de Witwatersrand algo que combinó con sus clases de dibujo en la Johannesburg Art Foundation, donde estudió arte hasta 1978.

A Kentridge, le gustaba la pintura, pero ésta se le resistía. El dibujo a principios de los setenta estaba considerado como un medio secundario, los artistas de verdad se expresaban en el lienzo. Esta fue la razón de su viraje hacia el teatro, y fundó una compañía con unos amigos. Dirigía, actuaba, diseñaba escenografía y carteles… Convencido de que nunca sería pintor en 1981 se trasladó a París para estudiar teatro en L’École Internationale de Théâtre Jacques Lecoq. Y resultó que tampoco era lo suyo.

Su obra animada se ha centrado en el Johannesburgo industrial y minero, de la que resalta la injusticia. A pesar de esto y, aunque su obra no está relacionada directamente con la época de segregación racial, ha adquirido fama internacional como artista que trabaja con temáticas como el colonialismo.  Arraigado a su lugar de origen, Sudáfrica, país marcado por el apartheid, sin embargo su obra no “ilustra” el apartheid, sino que comunican su mensaje a través de la “metáfora”.

En los años ochenta Kentridge exponía sus dibujos periódicamente dibujar y exponer se había convertido en tal rutina que cuando un amigo le prestó una cámara de 16 mm utilizó esta técnica para que sus dibujos cobrasen vida.
Sobre animación, su técnica es peculiar, acostumbra a filmar con una cámara de 16 mm cada corrección o retoque que hace a sus dibujos de carboncillo o pastel, dejando constancia de esta manera del proceso de producción. Dos de esas películas rudimentarias, Felix in Exile y History of the Main Complaint, dieron a conocer internacionalmente su obra en la Documenta de Kassel X de 1997.

William Kentridge no ha parado de exponer su obra pictórica desde 1997 en los principales museos del mundo, dirigió la ópera “La naríz” de Shostakóvich, diseñó “La flauta mágica” de Mozart, y en 2009 fue elegido como una de las personalidades más influyentes del mundo según la revista Time.

En una visita a Madrid en 2014 para recoger el premio Penagos de Dibujo de la Fundación Mapfe, Kentridge reconoció que gracias a aquella torpeza infantil para la pintura, “afortunadamente, fracasé como pintor y quedé reducido a hacer dibujos a carboncillo”.  EFEDOC/

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas