ACCIDENTE SPANAIR

El vuelo de Spanair que dejó 154 muertos sobre Barajas

El 20 de agosto de 2008 se estrellaba el vuelo JK5022 en la obra de despegue en las pistas del aeropuerto de Madrid Barajas. Murieron en el acto, 154 personas y solo 18 consiguieron salvar la vida, en la que fue la mayor tragedia que sobre ese suelo que se recuerda.
  • Catástrofe aérea en Barajas. 154 muertos y 18 heridos tras el accidente dell vuelo de Spanair  JK5022, que se estrelló  cuando intentaba despegar dCatástrofe aérea en Barajas. 154 muertos y 18 heridos tras el accidente dell vuelo de Spanair JK5022, que se estrelló cuando intentaba despegar del aeropuerto de Madrid Barajas, 20 agosto de 2008.
  •  (EPA) EFE/EFE-ARCHIVO/ Txema Fernandez (EPA) EFE/EFE-ARCHIVO/ Txema Fernandez
  • El 20 de agosto de 2008 se estrellaba el vuelo JK5022 en la obra de despegue en las pistas del aeropuerto de Madrid Barajas. Murieron en el acto, 154 personas y solo 18 consiguieron salvar la vida, en la que fue la mayor tragedia que sobre ese suelo que se recuerda.
  • El 20 de agosto de 2008 se estrellaba el vuelo JK5022 en la obra de despegue en las pistas del aeropuerto de Madrid Barajas. Murieron en el acto, 154 personas y solo 18 consiguieron salvar la vida, en la que fue la mayor tragedia que sobre ese suelo que se recuerda.
  • El 20 de agosto de 2008 se estrellaba el vuelo JK5022 en la obra de despegue en las pistas del aeropuerto de Madrid Barajas. Murieron en el acto, 154 personas y solo 18 consiguieron salvar la vida, en la que fue la mayor tragedia que sobre ese suelo que se recuerda.

Los allegados de las víctimas del accidente de Spanair Canarias recuerdan hoy y mañana el octavo año de esta tragedia con la noticia de que la Audiencia de Barcelona ha resuelto, para uno de los casos, incrementar las indemnizaciones, en el octavo aniversario de la tragedia organizada por la Asociación de Afectados del Vuelo KJ5022. 

Precisamente esta semana se ha sabido que la Audiencia de Barcelona ha dictado una sentencia novedosa en la que da parcialmente la razón a los padres y a la hermana de una de las víctimas y eleva su indemnización de los 148.990 euros establecidos por un juzgado mercantil hasta los 235.632.

Archivada quedó, el 19 de septiembre de 2012, la causa penal seguida tras el accidente sufrido de un avión MD82 de la compañía Spanair, que el 20 de agosto de 2008 se estrelló en el aeropuerto de Barajas (Madrid), en lo que fue el siniestro más grave de la aviación comercial en España de los últimos 30 años.

También quedó archivada quedó, en consecuencia, la imputación que pesaba sobre los dos mecánicos de la compañía -Felipe García y José Antonio Viñuelas-, a los que el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, Juan Javier Pérez, que investigó el siniestro durante cuatro años, acusaba de 154 delitos de homicidio imprudente, uno por cada uno de los fallecidos en el accidente, y 18 de lesiones a los supervivientes.  La Audiencia Provincial de Madrid consideró, sin embargo, que los hechos en los que se fundamentaba la imputación de los dos técnicos -la avería de la calefacción de la sonda RAT- eran “atípicos” porque la actuación imprudente que se les atribuía, no “constituye el riesgo generador” ni quedaba “mínimamente esclarecido que tuviera relación con el accidente”.

Se entendía que fue una conducta “imprudente” posterior, la errónea configuración por los pilotos de la nave para el despegue, la que produjo un riesgo nuevo, y finalmente, el siniestro.   “Se inició la maniobra sin que los pilotos accionasen la palanca de control de flaps y slats, para colocarlos en posición de despegue y tras un repaso de forma descuidada y torpe de las tres listas de comprobación que contenían diversos apartados esenciales para el despegue”. Y añadía que “a esta actuación pudo contribuir la presencia de una tercera persona en la cabina, que pudo distraer” a los pilotos.

Cuatro años tardó el juez instructor en concluir la investigación y nueve informes técnicos, entre los que se encontraba el encargado por el propio juez, y el de la Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación, señalaron a los pilotos como responsables de la tragedia. El informe calificado de “parcial” y ofensivo” por los afectados, concluyó que la tripulación no configuró correctamente el avión, no desplegó los flaps/slats (alerones para aterrizar y despegar) y no detectó esos errores, entre otras causas, porque no funcionó el sistema de alerta (TOWS).

El informe apuntaba, además, al fallo del TOWS, al de la sonda RAT (temperatura del aire de impacto), aunque éste último sí fue detectado por la tripulación antes del primer despegue, por lo que el avión volvió al hangar. Allí fue examinado por el técnico de mantenimiento imputado desde el principio, quien consultó por teléfono al jefe de la base en Madrid quien decidió sacar el “circuit breaker” (interruptor eléctrico automático) que desactivaba la calefacción de la sonda RAT y despachó el avión conforme al MEL o equipo mínimo.

 

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos