Vuelo acrobático, alcanzar la perfección en el aire

Una máxima que rige el vuelo acrobático es que una vez arriba no hay lugar para los despistes. "Si algo nos define es la perfección. Siempre la buscamos; el reto está en conseguirla". Cástor Fantoba, triple medallista de bronce en el último Mundial de esta disciplina, explica su método de trabajo que le ha llevado a estar entre los mejores pilotos del mundo.
Cástor Fantoba en una de sus acrobacias. Mirando a la tierra desde el cielo. FOTO: ESCUELA NACIONAL DE VUELO ACROBÁTICOCástor Fantoba en una de sus acrobacias. Mirando a la tierra desde el cielo. FOTO: ESCUELA NACIONAL DE VUELO ACROBÁTICO

 

– Los entrenamientos son de unos veinte minutos. “Soportamos una aceleración muy fuerte, el cuerpo no resiste mucho más. Se puede estirar hasta la media hora pero la práctica sería menos efectiva”, señala Fantoba.

– “Somos espectaculares pero no mediáticos. Si organizásemos una prueba en un circuito, los espectadores tendrían más comodidades y facilidades para aficionarse”, explica en su calidad de vicepresidente de la Comisión Internacional de Vuelo Acrobático.

– “Usamos los mismos aviones desde 1982 y los hemos exprimido al máximo. A todos nos gustaría que pesasen 100 kilos menos y tuviesen 100 caballos más de potencia, pero es difícil”.

 

Javier Molina

 

 

El aeródromo de Casarrubios del Monte, localidad de Toledo próxima a la capital de España, es el lugar de encuentro con Cástor Fantoba, quien consiguió tres medallas de bronce en el Campeonato Mundial de Vuelo Acrobático disputado en Sudáfrica el pasado septiembre. Fantoba ganó dos metales en la modalidad de Clásico y otra en Freestyle.

“Fue un mal resultado, quería más. Me quedó el regusto amargo de fallar en el último momento pero aspiraba al oro”, asegura en entrevista con Efe.

El Mundial de Sudáfrica ha reunido a 36 pilotos provenientes de 12 países y Fantoba explica que sus entrenamientos son obligatoriamente de unos veinte minutos. “Soportamos una aceleración muy fuerte, el cuerpo no resiste mucho más. Se puede estirar hasta la media hora pero la práctica sería menos efectiva”.

Su pasión por el vuelo acrobático va más allá de la práctica. Además de ser campeón de Europa en 2014 y seis veces campeón de España, dirige Unlimited Aerobatic (UA), una escuela que ayuda a los pilotos a dar el salto a la máxima categoría de este deporte, conocida como ilimitada.

“Hay cursos de iniciación, pero luego los pilotos se encuentran con un bache hasta la élite. Hay que comprarse un avión y afrontar una serie de gastos que no están al alcance de todo el mundo, no había un cauce para transmitir el conocimiento. En UA ejercemos de puente entre ambas categorías”, destaca.

La conversación queda interrumpida precisamente por el campeón nacional en 2016, David Membrives, uno de sus alumnos, que pide paso desde el aire. “Vale, pues empezamos. Cuatro toneles (tirabuzones), aceleración 300 km/h”, indica Fantoba. Sobre el espacio aéreo que ocupa la extensión del aeródromo, lo que en el argot se conoce como “la caja”, su pupilo vuelve una y otra vez para repetir las figuras que le señalan desde tierra.

Con la avioneta como compañera de baile, a Fantoba le atrajo el mundo de la aviación desde pequeño.

“Pensaba hacer algo en torno al aeromodelismo y terminé los estudios de Ingeniería Técnica Aeronáutica. Todo ello me sirvió para darme cuenta de que no quería pasarme la vida detrás de un escritorio”, subraya.

Así, pasó a hacerse con los mandos de aviones civiles para dar el salto a la acrobacia en los años noventa del pasado siglo.

“Un amigo, que aún conservo, lo pasó bastante mal haciendo el curso, acababa hecho polvo y le piqué tanto que me acabó retando a que lo hiciera yo. Me apunté y me encantó”, confiesa Fantoba.

A él le dieron la alternativa en el Gran Prix de Motegi, en Japón, uno de los dos puntos de inflexión de su carrera.

“Cuando me invitaron me costó creerlo. Fue una sensación impresionante, volar a treinta metros de las gradas llenas de gente en el circuito de motociclismo. Sería un sueño poder organizar algo parecido en España”, comenta.

 

BUSCANDO LA PERFECCIÓN

Dotar de infraestructuras a su deporte es uno de los retos que persigue como vicepresidente de la Comisión Internacional de Vuelo Acrobático.

“Somos espectaculares pero no mediáticos. Si organizásemos una prueba en un circuito, los espectadores tendrían más comodidades y facilidades para aficionarse”, asevera.

Y es que las competiciones, casi siempre, se organizan en el campo abierto. Además, las puntuaciones sólo se conocen cuando finaliza el concurso del último piloto.

“Resta emoción y crea incertidumbre en el público. Es algo que también queremos modificar”, anuncia Fantoba.

Los acróbatas del aire siempre despegan en busca de la coreografía inmaculada, de la geometría impecable. “Si algo nos define es la perfección. Siempre la buscamos; el reto está en conseguirla”, ilustra.

De hecho, su mayor rival, el ruso Mihkael Mamistov, campeón del mundo este año, se lleva la palma en ese aspecto. “A mí me parecen rutinas hasta sosas pero no hay nada qué decir, sus ejercicios son perfectos y por eso gana”, indica.

No obstante, una vez arriba no hay lugar para los despistes. “En un campeonato estamos trabajando con la máxima concentración, tratando de trazar las figuras con total precisión hasta el final”, incide el piloto.

La capacidad para sorprender es cada vez menor. “Usamos los mismos aviones desde 1982 y los hemos exprimido al máximo. A todos nos gustaría que pesasen 100 kilos menos y tuviesen 100 caballos más de potencia, pero es difícil”, advierte.

Con un ojo puesto en el cielo, Cástor Fantoba vislumbra un futuro en el que la clave “es la inversión de patrocinadores privados y la mejora del vuelo acrobático, de manera que pueda acercarse al espectador y a los medios de comunicación”, nos indica.

El presente, sin embargo, pasa por volar con él en un avión biplaza. “Ponte el paracaídas y nos vamos a dar una vuelta”, inquiere.

A pesar de que no muestra, ni de lejos, todo su repertorio, cinco minutos bastan para confirmar la evidencia. Mientras un sudor frío empapa la camiseta del periodista, Fantoba sentencia: “Parece que no tenemos otro piloto acrobático entre nosotros”… .EFE/REPORTAJES

 

 

EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//

 

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Reportajes