Viktor Orbán logra su tercer mandato consecutivo en Hungría

El partido del líder ultraconservador húngaro Viktor Orbán ha obtenido una victoria arrolladora en las elecciones generales celebradas ayer en Hungría, con el 49 % de los votos. Orbán logra así su tercer mandato consecutivo.
EFE/Archivo/Lukas BarthEFE/Archivo/Lukas Barth

Viktor Orbán, de 54 años de edad y padre de cinco hijos, fue primer ministro por primera vez entre 1998 y 2002, y ocupa ahora el cargo desde el año 2010.

Nacido el 31 de mayo de 1963 en Székesfehérvár (ciudad industrial del centro de Hungría), se licenció en Derecho por la Universidad de Budapest en 1987 y amplió estudios sobre filosofía política liberal inglesa entre 1989 y 1990 en el Pembroke College de Oxford (Reino Unido).

En 1988 fundó, junto a un grupo de jóvenes estudiantes, la Fidesz (Federación de Jóvenes Demócratas), con la intención de convertirse en un movimiento juvenil alternativo al único existente hasta la fecha, las Juventudes Comunistas (KISZ).

Su primer triunfo electoral llegó en 1998 con la victoria en las dos vueltas de las elecciones legislativas. Fidesz fue el partido ganador aunque no alcanzó la mayoría suficiente para formar gobierno, por lo que tuvo que aliarse, en una coalición de centro-derecha, con el Partido de los Pequeños Propietarios y el Foro Democrático.

Orbán fue designado primer ministro por el Parlamento el 6 de julio de 1998.

Entre los objetivos que se marcó en su legislatura estaba conseguir la integración de su país en la Unión Europea.

Finalmente Hungría se integró en la UE en 2004 aunque la aspiración de Orbán de estampar su firma como primer ministro en el Tratado de Adhesión se había frustrado al perder las elecciones celebradas en 2002.

Viktor Orbán acabó con ocho años de gobierno socialista al imponerse en las elecciones legislativas celebradas en abril de 2010 por un amplio margen. El 29 de mayo juró como primer ministro.

Durante ese mandato, su partido, gracias a una mayoría de dos tercios en el Parlamento, impulsó una serie de reformas de la Constitución y otras legislaciones, como la ley de medios -conocida como “ley mordaza”-, que fueron severamente criticadas tanto en el país como en el extranjero y que provocaron varios conflictos de su Gobierno con la Comisión Europea.

Pese a ello, el Fidesz ganó las elecciones de abril de 2015 y Orbán continuó como primer ministro.

Al perder la mayoría de dos tercios, Orbán y el Fidesz optaron por centrar su política en los supuestos peligros para Hungría de los refugiados y la inmigración en general.

En 2015 sus manifestaciones en defensa de la pena de muerte y su estrategia de cerrar las fronteras al tránsito de refugiados sirios le valieron las críticas de sus socios europeos y la ONU.

En 2016 continuó con su política contra la reubicación de refugiados sirios impuesta por la UE, lo que le llevó a convocar un referéndum en contra de la política comunitaria que, pese a ganarlo, no contó con quórum suficiente para validarlo.

Su campaña contra la política migratoria de la UE ha sido también uno de los puntos principales de su campaña para la reelección como primer ministro en los comicios del 8 de abril de 2018.

EFE/DOC

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas