Venezuela mantiene bandera anti-imperialista ante acercamiento de Cuba y EEUU

En el principio del fin de una enemistad de más de 50 años entre Cuba y Estados Unidos que advierte cambios en la política internacional, el Gobierno de Venezuela, principal aliado ideológico de la isla caribeña, mantiene la bandera anti-imperialista.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. EFE/Archivo/Kena BetancurEl presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. EFE/Archivo/Kena Betancur

Indira Guerrero 

El anuncio del acercamiento entre Cuba y EEUU ocurre en el momento más bajo de relaciones entre el país norteamericano y Venezuela, que hace dos días acogió una marcha en Caracas que lideró el presidente venezolano, Nicolás Maduro, para repudiar las posibles sanciones por parte de EEUU a funcionarios venezolanos.

El mandatario venezolano, que pidió entonces llevar “a EEUU a una corte internacional”, felicitó el acercamiento que, para él, significó el reconocimiento de Obama “del fracaso del criminal bloqueo económico y comercial que mantiene su país contra el pueblo cubano”.

Para el analista chavista crítico Nicmer Evans Maduro debe “replantearse la estrategia discursiva y de relacionamiento con EEUU a partir de este fenómeno”, principalmente porque la política en conjunto de los países de la Alianza Bolivariana (ALBA) creada bajo “el principio antiimperialista (…) hoy no se entiende”.

EEUU y Venezuela, que mantienen tensas relaciones desde que en 1999 asumió el antecesor y mentor de Maduro, Hugo Chávez, fallecido hace casi dos años, mantienen sus legaciones diplomáticas a nivel de agregados comerciales tras las expulsiones mutuas de sus embajadores hace cuatro años.

Más información sobre el viraje en las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos 

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es