FRANCIA ELECCIONES

Manuel Valls, aspirante a la Presidencia de Francia

El primer ministro francés, el socialista Manuel Valls, desvela que aspirará a la Presidencia de Francia en las elecciones que se celebrarán en 2017 y anuncia su dimisión al frente del Gobierno.
El primer ministro francés, Manuel Valls, declara su candidatura a la presidencia Francia y anuncia su dimisión  EFE-EPA/Archivo/J.LempinEl primer ministro francés, Manuel Valls, declara su candidatura a la presidencia Francia y anuncia su dimisión EFE-EPA/Archivo/J.Lempin

“Sí, soy candidato a la Presidencia de la República”, dijo nada más comenzar un discurso desde el ayuntamiento de la ciudad de Evry, en la periferia de París, de la que fue alcalde durante once años (2001-2012), antes de añadir que deja el puesto de primer ministro para lanzar sus propuestas a los franceses “en toda libertad”.

Frente al derrotismo imperante en la izquierda por las escasas opciones que dan las encuestas a cualquier candidato, Valls se mostró combativo y recordó que “nada está escrito”, por lo que llamó a todo el mundo a “movilizarse en masa en enero”, cuando los socialistas celebran sus primarias.

El ya ex jefe del Gobierno exhibió su experiencia como primer ministro y como titular del Interior para garantizar una Francia independiente frente a los presidentes de China, Estados Unidos, Rusia o Turquía.

Y al mismo tiempo lanzó su primer llamamiento a la unidad de la izquierda, que presentará a varios candidatos en las presidenciales: “Hoy tengo una responsabilidad, unir. Mi candidatura es la de la reconciliación”.

“Quiero dar todo a Francia, que tanto me ha dado”, señaló Valls, de origen español y que no obtuvo la nacionalidad francesa hasta los 20 años.

Militó joven en movimientos de izquierda y a los 17 años se afilió al Partido Socialista por su simpatía con la línea centrista defendida por Rocard, que contrastaba con el izquierdismo del presidente François Mitterrand.

Tras ocupar diferentes cargos en administraciones municipales y regionales, el primer ministro Lionel Jospin le dio su primera gran oportunidad al hacerle su consejero de Comunicación en 1997.

Pero será como alcalde, donde se labra su reputación de duro en la seguridad y exigente en cuestiones como el laicismo, que le hace embarcarse en cruzadas contra el antisemitismo o contra el burka.

Para su anuncio como aspirante al Elíseo, Valls compareció en Evry rodeado por una representación multiétnica de sus vecinos, y tras un atril en el que se podía leer el eslogan: “Hacer ganar todo lo que nos une”.

Tras alertar a los franceses contra el riesgo de que la ultraderecha alcance la segunda vuelta en las elecciones, dijo que no quiere que Francia “reviva el trauma de 2002” (cuando Jean-Marie Le Pen alcanzó esa ronda), porque el programa del Frente Nacional “arruinará a los trabajadores y nos hará salir de Europa y de la historia”.

Al mismo tiempo criticó al candidato de la derecha, François Fillon, por sus “viejas recetas de los años ochenta, que nos presenta como un avance cuando son un retroceso social”.EFE/Doc

Etiquetado con:
Publicado en: Análisis