Valencia dice adiós a sus Fallas

Valencia dice adiós a sus Fallas con la Cremà de los casi 770 monumentos repartidos por la ciudad en una edición marcada por las mayores medidas de seguridad ante la alerta antiterrorista y las buenas previsiones turísticas.
EFE/Archivo EFE/Archivo

A partir de las diez de la noche comenzarán a arder las fallas infantiles y ya, a la medianoche el fuego empezará a devorar las fallas grandes. A las 0.30 horas arderá el considerado por el jurado mejor monumento de 2018 (Convento Jerusalén-Matemático Marzal) y a la una de la madrugada llegará el colofón con la Cremà de la falla municipal, la controvertida, poliédrica y colorista obra del artista urbano Okuda que este año ha generado opiniones encontradas.
Además, la construcción de la propia falla y el deseo de que estos monumentos sean cada vez más sostenibles y menos contaminantes hará que la combustión de esta obra, sea este año más lenta y dure en torno a una hora.
Valencia dará así por concluidas sus segundas Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que este año, como refuerzo de seguridad por la alerta terrorista, ha aumentado las vías de emergencia y evacuación, y en las que como viene siendo habitual, la ocupación hotelera ha rozado el lleno.
Pero también habrán sido las Fallas que han encumbrado más si cabe a la mujer, protagonista clave de la fiesta, al haber coincidido en marzo, el mes fallero por excelencia, la histórica huelga feminista de este año contra la brecha salarial convocada para el Día Internacional de la Mujer del pasado día 8.
Para explicar la celebración de las Fallas en el mes de marzo, hay que remontarse al origen mismo de las fiestas. Una de las versiones más extendidas es, sin ninguna duda, la que sería una antigua tradición de los carpinteros de la ciudad, que en vísperas de la fiesta de su patrón San José, quemaban frente a sus talleres, en las calles y plazas públicas, los trastos viejos e inservibles junto con los artilugios de madera que empleaban para elevar los candiles que les iluminaban mientras trabajaban en los meses de invierno.
Por ese motivo el día de la cremà (momento en el que arden los monumentos falleros) siempre coincide con el día 19, Festividad de San José.

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos