Unos presupuestos que revierten las políticas del PP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han alcanzado un acuerdo sobre los presupuestos para 2019 que permitirá al Ejecutivo enviar a Bruselas su proyecto presupuestario antes de la fecha límite del 15 de octubre, pero que no garantiza su aprobación, que dependerá de las negociaciones con los independentistas.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izda), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han firmado hoy en el Palacio de la Moncloa el El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izda), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han firmado hoy en el Palacio de la Moncloa el acuerdo sobre el proyecto de ley de presupuestos para 2019. EFE

El acuerdo suscrito supondrá un mayor gasto público y más recaudación con el fin de revertir las políticas del anterior Gobierno del PP. Gravar a las grandes rentas, hacer que la banca pague más para aumentar el gasto en dependencia, educación o sanidad pública han sido las claves de estas negociaciones.

Tras varios días de rumores y desmentidos sobre la cercanía del acuerdo, las dos principales fuerzas de izquierda sellaron un pacto que certifica el respaldo de 161 diputados en el Congreso, veinte menos de los necesarios para asegurar su aprobación. Si finalmente las cuentas salen adelante, el Gobierno se acercaría a su objetivo de completar la legislatura, que concluye en 2020.

Para ello será imprescindible que los nacionalistas vascos del PNV y los independentistas catalanes de ERC y el PdeCAT se sumen al acuerdo, lo que se adivina más complicado en el caso de los secesionistas que hasta ahora han vinculado su respaldo a contrapartidas relativas a la autodeterminación y a los políticos presos desde la declaración de independencia de octubre de 2017.

Lo que si podrá hacer el Gobierno tras su acuerdo con Podemos es presentar a la Comisión Europea las líneas generales de su proyecto de Presupuestos a tiempo para cumplir con el plazo del 15 de octubre fijado por Bruselas.

Las cuentas para 2019 firmadas por Sánchez e Iglesias hacen hincapié en las medidas sociales y de igualdad. Entre otras, contempla, la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros al mes, frente a los 735,9 euros actuales, y garantizan la revalorización de las pensiones conforme a la subida de la inflación en 2018 y 2019. Además, las pensiones mínimas y no contributivas suben un 3 % en 2019.

En cuanto a los ingresos, el acuerdo contempla una subida del impuesto sobre las rentas (IRPF) para las superiores a 130.000 euros y un incremento de la fiscalidad al diésel que servirá para financiar un plan de ayudas económicas para el vehículo eléctrico “estable e ininterrumpido” hasta 2020.

También se establece un tipo mínimo efectivo en el impuesto de sociedades y la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras y otro sobre determinados servicios digitales.

El proyecto también prevé un aumento de presupuesto para el plan estatal de vivienda con mayor protección a los inquilinos, la posibilidad de que los ayuntamientos regulen los precios del alquiler en zonas más afectadas por la especulación, la aprobación de los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, así como mejoras para las ayudas a personas dependientes.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis