Unicef con #TheUnescapeRoom, lanza su campaña contra el trabajo infantil

Con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Unicef ha querido en esta ocasión hacer una nueva llamada de atención en la infancia, mediante el experimento social #TheUnescapeRoom en la ciudad de Vigo, la organización lanza su campaña contra el trabajo infantil.
En la imagen, un niño vendedor ambulante en el mercado Oriental en Managua. EFE/Archivo/Mario López
En la imagen, un niño vendedor ambulante en el mercado Oriental en Managua. EFE/Archivo/Mario López

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) acordó celebrar el Día mundial contra el trabajo infantil en 2002, una llamada para concentrar la atención en la magnitud global del trabajo infantil y en las medidas para erradicarlo.

Desde entonces el 12 de junio de cada año, en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil une los esfuerzos de gobiernos y organizaciones, para combatirlo.

Unos 151,6 millones de menores de entre 5 y 17 años se ven obligados o forzados a trabajar; casi la mitad lo hacen bajo condiciones tan peligrosas como manipular productos químicos, respirar sustancias tóxicas, transportar cargas pesadas o desarrollar labores en las alturas, bajo el agua, en recintos confinados o por la noche.

África Subsahariana es la región con la más alta incidencia de niños trabajadores, seguida por Asia y América Latina.

Erradicar el trabajo infantil forzoso para 2025 es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y aunque el número de niños que trabajan en condiciones peligrosas se ha reducido en más de un 50 %, lo cierto es que en los últimos años la caída es más lenta.

Es esta edición Unicef ha querido poner el foco sobre la infancia con el experimento social #TheUnescapeRoom y la ciudad de Vigo, ha sido la elegida por Unicef para lanzar su campaña contra el trabajo infantil.

La ONG, junto a una empresa de ocio local, ha reprodujo una mina de oro de Camerún para crear esa experiencia real.

Un grupo de seis personas anónimas han participado en este juego de escapismo, en el que deben intentar salir de una “escape room” o habitación de escape que simula una mina de oro, sus reacciones, grabadas con cámara oculta, demuestran la dureza de las condiciones que soportan millones de pequeños en el planeta.

Se trata de la recreación de una mina de oro en Camerún, donde los trabajadores son niños de entre 5 y 11 años. Las sensaciones de claustrofobia, calor, humedad, olor a azufre o sobresaltos, durante 30 minutos, dieron paso del juego y risas iniciales a un hondo sentimiento de culpabilidad al ver en video el testimonio de Kalala (13 años), una de los 73 millones de niños que están explotados laboralmente en trabajos peligrosos. La experiencia en el juego finalizaba al pulsar el botón rojo, pero la pequeña Kalala recordó que para ella y muchos niños “no existe esa opción”. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos