Un plan para reindustrializar España

El Gobierno elabora un plan en colaboración con empresarios y sindicatos para la reindustrialización de España, a partir de un informe elaborado por Boston Consulting acerca del segundo sector, que tan sólo representa el 15,9% del PIB en nuestro país.
Concentración de trabajadores de Edesa, perteneciente a Fagor Electrodomésticos, que protestan por el cierre de la empresa, que cesó su actividad eConcentración de trabajadores de Edesa, perteneciente a Fagor Electrodomésticos, que protestan por el cierre de la empresa, que cesó su actividad en 2013. EFE/Archivo/David Aguilar

Hace no tanto tiempo, en 1992, la industria española sumaba el 22,2% del PIB. Sin embargo, los shocks petrolíferos de 1974 y 1979, la globalización económica iniciada en la década de los 80 y la indefinición de un modelo industrial que sortease las crisis, hicieron mella en el sector.

Quizá los fabricantes de automóviles y los de componentes para la automoción, sean los últimos supervivientes de aquella belle époque de la industria española. España es la tercera potencia turística mundial, pero urge, por múltiples razones, la diversificación.

El plan pretende aumentar la presencia de la industria española más allá de la Unión Europea, que las multinacionales introduzcan a las pymes en sus grandes contratos, fomentar la compra de productos españoles, mejorar la competitividad de los factores de producción y aumentar el tamaño de las empresas.

Respecto a la representación exterior, los pasos que se dan parecen positivos: el reciente viaje del Rey don Juan Carlos a Emiratos Árabes Unidos y Kuwait y los periplos de la ministra de Fomento, Ana Pastor, en Brasil y Arabia Saudí para conseguir en contratos relevantes, son buen ejemplo de ello.

Sin embargo, que las multinacionales encuadren a las pymes en su estrategia resultará complicado, salvo que las pequeñas y medianas empresas aporten mucho a la cadena de valor de las grandes, según demostró Michael Porter.

También es complejo fomentar el “Ahora, compre primero productos nacionales”, no sólo por que se necesitan bienes intermedios de terceros países, sino también por que transmite al exterior un mensaje de aislamiento.

 – Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es