Un nuevo infierno de llamas siembra el caos en Portugal

Cuatro meses después de la tragedia de Pedrógão Grande, un nuevo infierno de fuego ha azotado el centro y el norte de Portugal, sembrando el caos con carreteras y ferrocarriles cortados, casas reducidas a cenizas y más de una treintena de víctimas mortales.
Vista de los daños en el paisaje tras un incendio forestal en un camping en Marinha Grande, en el centro de Portugal, hoy, 16 de octubre de 2017. EFEVista de los daños en el paisaje tras un incendio forestal en un camping en Marinha Grande, en el centro de Portugal, hoy, 16 de octubre de 2017. EFE

El centro y el norte Portugal sufren desde el domingo una serie de incendios que ya han causado al menos 31 muertos, en un año especialmente cruento después de que en junio un fuego declarado en Pedrógão Grande se cobrara la vida de 64 personas.
En total y desde el año 2003 han muerto 108 personas en incendios forestales en Portugal, y se han calcinado alrededor de medio millón de hectareas.
El más grave tuvo lugar entre los días 17 y 24 de junio de 2017, tiempo durante el que fallecieron 64 personas y más de 200 resultaron heridas en un incendio forestal desatado en Pedrógão Grande, que se llevó por delante más de 46.000 hectáreas de arbolado.
Otro de los más graves se desarrolló entre el 17 de julio y el 16 de agosto de 2003. En total murieron dieciocho personas y ardieron 361.405 hectáreas, de ellas 244.000 de bosques y el resto terrenos agrícolas.
De enorme gravedad fueron también los incendios que se produjeron en Agosto de 2016 en varios incendios forestales en Portugal y el archipiélago de Madeira, que costaron la vida a tres personas y redujeron a cenizas 100.000 hectáreas, de ellas más de 41.000 en el distrito de Aveiro.
Durante el mes de Julio 2017 ardieron 65.724 hectáreas en 1.962 incendios en todo el país. Entre ellos los de Proença a Nova (centro), entre los días 23 y 27, donde se queman 7.000 hectáreas, y Grandola, en el centro, en el que se calcinan unas 3.000 hectáreas
Finalmente entre el 25 y el 31 julio 2004 un fuego declarado en Faro y que formó un frente único con otro de Beja, calcinó 30.678 hectáreas en el sur de Portugal. EFE

Publicado en: Documentos