Un exabrupto divide a EEUU y a la UE en Ucrania

Un exabrupto de la secretaria de Estado adjunta de EEUU, Victoria Nuland, ha sido suficiente para caer en la cuenta de que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) discrepan seriamente sobre el futuro de Ucrania.
Vitali Klitschkó,  líder de partido opositor UDAR en Ucrania, habla con la prensa durante la tregua entre manifestantes y efectivos antidisturbios dVitali Klitschkó, líder de partido opositor UDAR en Ucrania, habla con la prensa durante la tregua entre manifestantes y efectivos antidisturbios del 23 de enero de 2014. EFE/Archivo/Zurab Kurtsikidze

Borís Klimenko

El ya famoso “que se joda la UE” de Nuland ha puesto de manifiesto que la partida por el control de Ucrania no se reduce a dos jugadores: Rusia y Occidente. Desde el estallido de las protestas antigubernamentales en noviembre pasado, EEUU y la UE habían coincidido en apoyar a la oposición al presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, al que consideran un aliado del Kremlin.

Bruselas y, en particular la canciller alemana, Angela Merkel, apostaron desde un principio por el líder de UDAR (Golpe), Vitali Klitschkó, el opositor con más gancho electoral, como demuestran las encuestas.

En principio, EEUU no parecía oponerse a que Klitschkó presidiera Ucrania, pero tras la filtración de la conversación de Nuland con el embajador de EEUU en Kiev, queda claro que el hombre de Washington es Arseni Yatseniuk, líder del principal partido opositor, Batkivschina.

La UE no ha llegado a realizar una mediación propiamente dicha en Ucrania, ya que Ashton únicamente ha ofrecido a Kiev ayuda para investigar de manera independiente el uso de la violencia y reformar la constitución presidencialista ucraniana.

En cambio, EEUU parece haber perdido la paciencia ante la falta de avances, ya que Nuland abogó por atraer a la ONU después de que la crisis encallara debido las discrepancias sobre el retorno a la Constitución promulgada durante la Revolución Naranja de 2004.

Merkel intentó tapar la herida abierta en las relaciones transatlánticas al afirmar que Washington y Bruselas persiguen los “mismos objetivos” en Ucrania.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es