Umberto Eco, autor de El nombre de la rosa

Escritor y semiólogo italiano, uno de los diecisiete intelectuales que componen el Foro de Sabios de la UNESCO y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación en 2000, falleció el día 19 de febrero a los 84 años en su casa de Milán.
Retrato de Umberto Eco durante una entrevista que concedió a la Agencia Efe en abril de 2015 en su casa de Milán. EFE/Archivo/Carmen SiguenzaRetrato de Umberto Eco durante una entrevista que concedió a la Agencia Efe en abril de 2015 en su casa de Milán. EFE/Archivo/Carmen Siguenza

Nacido en la ciudad italiana de Alessandria en 1932, fue investigador de los complicados procesos de la comunicación e inspirador de modelos interpretativos de la obra literaria. Publicó su primera obra sobre semiótica, “La estructura ausente”, en 1968, un trabajo que culminó en 1975 con el “Tratado de semiótica general”. Otros temas a los que Eco prestó especial atención fueron la crítica literaria, y el estudio de la cultura popular.

Además de sus trabajos de tipo científico y académico, Eco es autor de éxitos literarios como “El nombre de la rosa”, 1980, premiada en 1981 en Italia con el Premio Strega y el Medicis, en Francia. El éxito literario se repitió en la gran pantalla con la adaptación al cine del director J.J. Arnaud, protagonizada por Sean Connery.

Tras la gran acogida de “El nombre de la rosa” publicó en 1988 “El péndulo de Foucault” que se convirtió en uno de los libros más vendidos ese año, aunque no consiguió el favor de la crítica.

Posteriormente llegaron “La isla del día antes” (1994), “Baudolino”, y en 2004 “La misteriosa llama de la reina Loana”. Sus últimas novelas fueron “El cementerio de Praga” (2010), en la que cuenta la génesis de los apócrifos Protocolos de Sión y “Número Cero”, que vio la luz en 2015, obra que indaga en el mundo de los medios de comunicación y los límites de la información.

Entre otros premios y galardones estaba en posesión de la Legión de Honor de Francia en 1993, del Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2000 y del Premio de Literatura Europea por toda su obra, que le concedió el estado austriaco en 2004.

Umberto Eco era doctor “honoris causa” por más de 25 universidades de todo el mundo, entre ellas, la Complutense de Madrid, Tel Aviv, Atenas, Varsovia, y Berlín. EFE/doc

Publicado en: Obituarios