UGT, en busca de nuevo líder y de nuevas perspectivas

Cuando Cándido Méndez llegó a la secretaría general de UGT, en abril de 1994, el socialista Felipe González estaba en La Moncloa, el PP nunca había gobernado y el sindicato afrontaba uno de los momentos más difíciles de su historia, el escándalo de la cooperativa de viviendas PSV.
Bandera de la UGT en una protesta en Sevilla en 2012. EFE/Archivo/Eduardo Abad
Bandera de la UGT en una protesta en Sevilla en 2012. EFE/Archivo/Eduardo Abad

Carlos Moral

Veintidós años después, la salida de Méndez abre un nuevo tiempo en el sindicato y no sólo por el obligado cambio de líder, también por la necesidad de afrontar con perspectivas renovadas los retos que UGT y el sindicalismo en general tienen ante sí, en particular el descenso de afiliación y la crisis de representatividad.

Los tres candidatos a liderar el sindicato son el secretario general de UGT Cataluña, Josep María Álvarez, apoyado por las federaciones del Metal y Servicios Públicos, las dos mayores del sindicato; el secretario de Servicios para la Movilidad y el Consumo, Miguel Ángel Cilleros, respaldado por Cándido Méndez; y el secretario general de Canarias, Gustavo Santana, que dice contar con un apoyo mayoritario entre las bases.

Quién resulte elegido se enfrentará al desafío de consolidar la reestructuración del sindicato (pasa de seis a tres federaciones) frenar la sangría de afiliados (en los últimos seis años ha perdido 277.000, el 24,5 %) y establecer medidas para frenar escándalos de corrupción como los que en los últimos años han dañado su imagen (caso ERE de Andalucía o tarjetas opacas de Caja Madrid).

Como trasfondo, la necesidad de recuperar la confianza de los trabajadores, en una coyuntura en que los elevados niveles de paro y de empleo precario y temporal no han impedido que continúe bajo mínimos la valoración de la actividad sindical, siempre a la cola en las encuestas del CIS junto a los partidos políticos y el empresariado (2,61 en un barómetro de mayo del año pasado).

La sensación más extendida, según diversos analistas, es que la respuesta sindical ante la mayor crisis de las últimas décadas ha sido débil, pese a las huelgas generales convocadas contra las reformas laborales del Gobierno socialista y luego del popular, y que su influencia en la política económica y laboral es menor que nunca.

También parecen haber quedado al margen de los aires renovadores que ha traído la irrupción en la política española de nuevos partidos, en particular los del espectro ideológico cercano a UGT y CCOO, como Podemos y sus confluencias.

El Congreso apostará por el empleo de calidad, la igualdad real en las relaciones laborales, fortalecer la negociación colectiva, reindustrializar el país y modernizar los servicios públicos. La cuestión es cómo logrará que sus iniciativas se materialicen en la realidad.

También está previsto que aprueba la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Código Ético, con tres miembros independientes ajenos al sindicato.

El comienzo del Congreso ha estado precedido por un intercambio de declaraciones entre Cándido Méndez y Josep María Álvarez entorno a las implicaciones del derecho a decidir que éste defiende para Cataluña.

El hasta ahora secretario general se preguntó si Álvarez había debatido con las federaciones que le apoyan las consecuencias que la aplicación del derecho a decidir tendría en la Seguridad Social y en el mercado laboral y reiteró ayer ante el Congreso que el sujeto de ese derecho deber ser todo el pueblo español, no una de sus partes.

Álvarez ha respondido que “es partidario de la caja única y la UGT de Cataluña también”, lo que mantendría las cosas como están, amén de matizar que él está a favor de que Cataluña siga unida a España. En las réplicas ha contado con el apoyo de los dirigentes de las dos federaciones que le avalan.

La disputa por la secretaría general parece centrada entre Álvarez y Miguel Ángel Cilleros, con más dificultades para Gustavo Santana, que cuenta con menos apoyos entre las estructuras del sindicato y que demanda que el sindicato adopte las elecciones primarias para elegir sus cargos. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis