La UE vuelve a crecer tras diez años de crisis

La Unión Europea (UE) llega al décimo aniversario de la crisis financiera mundial en plena recuperación, con sus veintiocho Economías en crecimiento, los déficit públicos a la baja y una banca saneada.
Edificio del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania.  EFE/ARCHIVOEdificio del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania. EFE/ARCHIVO

Sin embargo, el principal desafío es el desempleo, la tasa se ha reducido progresivamente desde los máximos alcanzados en 2013, del 10,9 % en la UE y el 12 % en la eurozona, hasta el 7,7 % y el 9,1 %.

El 9 de agosto de 2007, el banco francés BNP Paribas admitía su exposición a las hipotecas basura en Estados Unidos y congelaba los fondos afectados, prendiendo la mecha de la crisis financiera y, a la postre económica, más profunda desde la Gran Depresión.

En Europa, se disparó la deuda pública y aumentó el déficit, se hundió la inversión, se contrajo el crecimiento y se destruyeron millones de empleos.

Quedaron al descubierto las malas prácticas y debilidades del sector bancario y su vínculo con la deuda soberana, que dinamitó la confianza en los países, especialmente los de la periferia europea, incapaces de conseguir financiación en los mercados.

La UE tuvo que rescatar a Grecia, Irlanda, Portugal y a la banca española, estableció el llamado Semestre Europeo para vigilar las finanzas de los países, recetó o impuso reformas estructurales, y puso en marcha la Unión Bancaria para supervisar y gestionar la resolución de los grandes bancos, entre otras muchas iniciativas.

El PIB de la UE creció un 1,9 % en 2016, pese a que en lo peor de la crisis, en 2009, llegó a contraerse hasta un 4,5 % y la expansión económica no volvió hasta 2015.

El déficit público vuelve a estar bajo control, en el 1 % del PIB, después de haberse disparado hasta cotas próximas al 8 %, y de los 24 países vigilados por su déficit excesivo sólo tres, entre ellos España, siguen bajo el punto de mira.

Pero la inversión, que se desplomó hasta un 20 % en 2013, remonta desde esos mínimos solo lentamente, sin que se hayan recuperado aún los niveles previos a la crisis, mientras la cota de deuda pública -muy diversas entre los países- ronda de media el 90 % del PIB, lejos del 65 % de 2007.

Son las menores cifras desde 2008 y 2009, respectivamente, pero aún están por encima del nivel previo a la crisis y, entre los jóvenes, los niveles aumentan hasta el 16,7 % y 18,7 %, respectivamente.

En total, diez años después de la crisis, 18,7 millones de europeos siguen sin trabajo, y las diferencias entre países son enormes, con España a la cabeza del paro (17,1 %) sólo superada por Grecia.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos