SIRIA CONFLICTO

UE pide a la ONU investigar el uso de armas químicas en Siria

La Unión Europea ha pedido el despliegue de una misión de la ONU en Siria, a la vez que el Reino Unido coincide con Estados Unidos en que el régimen de Bachar al Asad ha utilizado armas químicas, entre ellas gas sarín.
EFE/Archivo/Atef SafadiEFE/Archivo/Atef Safadi

 

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, señala que ha presentado a la ONU pruebas sobre el uso de estas armas y pide una respuesta de la comunidad internacional.

El almacenamiento y potencial uso de armas químicas por parte del régimen sirio de Bachar el Asad salió a la luz en el verano de 2012, cuando éste amenazó con recurrir a ellas en caso de una intervención militar extranjera para frenar la represión contra los insurgentes que libran una revuelta popular desde 2011.

La información ofrecida por Estados Unidos a Rusia sobre el uso de armas químicas por el régimen del presidente sirio Bachar al Asad no es convincente, ha asegurado Yuri Ushakov, asesor del presidente ruso, Vladímir Putin.

 

La respuesta de EEUU no se hizo esperar y en julio de 2012 instó a Damasco a proteger este arsenal y a no utilizarlo, con la advertencia de que en caso contrario “tendría que rendir cuentas ante la comunidad internacional”, en palabras del presidente Obama.

Siria vive una situación de guerra civil, derivada de la revolución social que estalló en marzo de 2011, aunque de momento no se ha producido ninguna intervención militar -como ocurrió en Libia-, a causa de los vetos de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero hay que remontarse a 1971, cuando Siria emprendió un programa de producción de armas químicas con la ayuda de Egipto, poco después de la llegada al poder de Hafez el Asad y coincidiendo con su litigio con el vecino Israel, desde que le arrebató los estratégicos Altos del Golán en la Guerra de 1967.

En 1973 había estallado la guerra del Yom Kipur, en la que Siria y Egipto lanzaron un ataque simultáneo contra las tropas israelíes desplegadas en los territorios de los Altos del Golán y de la Península del Sinaí, respectivamente que Israel había ocupado en 1967. A este conflicto siguió la segunda invasión del vecino Líbano -aliado de Damasco- por parte de Israel en 1982, lo que motivó que el régimen sirio reactivara el mencionado programa.

A pesar de que Rusia lo niega, la Nuclear Threat Initiative (NTI), entidad independiente que recoge datos “abiertos” (públicos) sobre las armas de destrucción masiva, señala en sus informes la ayuda que prestó Rusia a Siria, desde la década de los 90, e Irán a partir de 2005.

La ayuda por parte de Irán preocupa al estado hebreo, que teme que la eventual caída del régimen sirio provoque que el armamento no convencional, principalmente armas químicas, caiga en manos del grupo chií.

Por otro lado, la Asociación de Control de Armas y la CIA estadounidense coinciden en que Siria tiene almacenados gas mostaza, gas sarín y el agente nervioso VX, que podría introducir en misiles SCUD.

Asimismo, el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) señala que Siria posee cuatro plantas de almacenamiento y producción, en Safira, cerca de Alepo, Hama, Latakia y Homs.

Siria nunca firmó la Convención en contra de las Armas Químicas aprobada en París en 1993 que prohíbe su uso, producción y almacenamiento, y aunque Israel si la firmó no la ha ratificado.

Damasco sólo ha firmado la Convención de Armas Biológicas en 1972, si bien no la ha ratificado, y el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) que firmó en 1968 y ratificó en 1969.

El 21 de marzo de 2013 la ONU anunció una investigación formal sobre el posible uso de armas químicas en Siria en respuesta a la petición del Gobierno de ese país.

El 4 de junio, la OTAN condenó el posible uso de armas químicas en Siria, pero dijo no tener detellas sobre estos incidentes.

EEUU anuncia que ofrecerá ayuda militar a los rebeldes, tras confirmar uso armas químicas.

EFE/Doc

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos