Turull dice no a la investidura catalana y Sànchez acepta volver

El exconseller Jordi Turull ha renunciado hoy a ser candidato a la investidura y el número dos de JxCat, Jordi Sànchez, ha aceptado volver a ser aspirante a la presidencia de la Generalitat, como ha propuesto el expresidente catalán Carles Puigdemont.
Jordi Turull (i) junto a Eduard Pujol (d), bajan las escaleras del Parlamet, en una imagen de archivo de marzo de 2018. EFE/Archivo/Andreu Dalmau
Jordi Turull (i) junto a Eduard Pujol (d), bajan las escaleras del Parlamet, en una imagen de archivo de marzo de 2018. EFE/Archivo/Andreu Dalmau

 

Turull, en prisión preventiva, ha trasmitido una carta al presidente del Parlament, Roger Torrent, anunciando su renuncia a ser candidato, mientras que Sànchez, también preso, ha dirigido otra misiva al grupo parlamentario en la que indica que proponer su investidura es “una decisión justa jurídicamente y necesaria políticamente”.

Este cuando el pleno del Parlament de hoy, continúa pendiente de si Carles Puigdemont puede delegar su voto. Ante la duda de si Puigdemont podrá votar en él a través de delegar su voto a un compañero de su grupo parlamentario, JxCat. Aunque, los grupos tienen 48 horas para impugnarlo.

Los letrados avisan de que podrían anularse decisiones del Parlament votadas por Puigdemont.

La Mesa aceptó el martes la delegación del voto del expresidente catalán, actualmente preso en Alemania, pero Cs, PSC y el PP lo impugnaron presentando un recurso cada uno para que el órgano rector reconsiderara su decisión.

Por su parte, Puigdemont ha pedido este jueves exigir al Estado que permita ahora la investidura de Jordi Sànchez como presidente de la Generalitat, atendiendo a las “medidas” planteadas por el Comité de Derechos Humanos de la ONU en defensa de sus “derechos políticos”.

Recluido en un centro penitenciario de Alemania, ha enviado una carta dirigida a su grupo parlamentario, que ha sido leída esta mañana en una reunión de JxCat, justo antes de que arranque el pleno del Parlament.

En la carta, firmada desde la cárcel de Neumünster, Puigdemont expone que el pasado 23 de marzo el Comité de Derechos Humanos de la ONU “dictó unas medidas cautelares por las cuales el Estado español debe garantizar” al número dos de JxCat, Jordi Sànchez, preso en Soto del Real (Madrid), “el ejercicio en plenitud de sus derechos políticos”.

“La decisión es consecuencia de la vulneración de su derecho a someterse al debate de investidura para ser escogido presidente de la Generalitat de Cataluña, derecho que tenía y tiene, dada su condición de diputado del Parlament”, subraya.

Según Puigdemont, no se trata de una “resolución menor ni trivial sino de gran trascendencia”, ya que “todos los Estados que se han adherido” al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos “deben cumplir obligatoriamente las resoluciones que dicta el Comité de Derechos Humanos”.

Además, ha comenzado a correr el calendario electoral después de la votación fallida del jueves. El próximo 22 de mayo terminará el plazo de dos meses para que sea investido un nuevo presidente de la Generalitat o de lo contrario se convocarán de forma automática nuevas elecciones, que podrían celebrarse el 15 de julio, fecha que coincidiría con la final del Mundial de fútbol de Rusia. EFE

imagen

imagen