El TS procesará el viernes a imputados en el proceso independentista catalán

El Tribunal Supremo español comunicará el viernes próximo a los implicados en el proceso independentista catalán los autos de procesamiento por distintos delitos, entre ellos los de rebelión y sedición.
El expresidente del gobierno autonómico de Cataluña, Carles Puigdemont (c), junto con el líder soberanista actualmente encarcelado Jordi Sánchez (El expresidente del gobierno autonómico de Cataluña, Carles Puigdemont (c), junto con el líder soberanista actualmente encarcelado Jordi Sánchez (d), en un acto político en Granollers (Barcelona) en abril de 2017. EFE/Marta Pérez

 

Además, el TS ha convocado a varios de los líderes de ese movimiento, que en la actualidad están en libertad provisional, para comunicarles si les mantiene ese estatus o les impone prisión preventiva.

La iniciativa del juez del Pablo Llarena, que instruye la causa, tiene especial interés porque mañana jueves el presidente del Parlamento catalán va a llevar a cabo una ronda de contactos con los grupos para proponer un candidato a la presidencia de esa región de 7,5 millones de habitantes.

La opción más probable es que el propuesto sea el exconsejero Jordi Turull, uno de los imputados en el sumario por rebelión y sedición.

De ese modo, si el juez Llarena dicta prisión contra Turull invalidaría su eventual candidatura, aparte de que el procesamiento también podría conllevar la inhabilitación para el desempeño de cargo público.

El 27 de octubre el Parlamento catalán aprobó una ilegal declaración unilateral de independencia y, horas después y con el aval del Senado, el Gobierno español disolvió esa Cámara regional y destituyó a su Ejecutivo.

En la causa hay veintiocho investigados, entre ellos los integrantes del Ejecutivo regional que presidía Carles Puigdemont – fugado en Bélgica – y líderes parlamentarios.

La entonces presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, es una de las convocadas para que el juez Llarena decida si aplica medidas cautelares, así como la dirigente del partido soberanista ERC Marta Rovira y los exconsejeros del Gabinete catalán Jordi Turull, Raúl Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa.

Aparte de Puigdemont, otros cuatro exconsejeros han salido de España para eludir a la Justicia, mientras que la exdiputada Anna Gabriel está en Suiza.

Otras cuatro personas están en prisión provisional en España, entre ellos el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y el activista Jordi Sánchez, que había sido propuesto como candidato al Gobierno catalán y ha renunciado por su situación procesal.

Previamente a esto, el presidente del Parlament, Roger Torrent que ha confirmado la renuncia de Jordi Sànchez como candidato a la investidura, abrirá una nueva ronda de consultas para un “desbloqueo definitivo” y celebrar el pleno “en los próximos días”.

Así lo ha dicho en una comparecencia en el despacho de audiencias del Parlament, un día después de que el hasta ahora candidato de JxCat declarara ante el Supremo que está dispuesto a renunciar a su escaño e incluso a dejar la política para salir en libertad, lo que allana el camino a Jordi Turull como nuevo candidato.

En su intervención, el presidente ha avanzado que mañana abrirá mañana ronda de consultas nuevamente para “proponer un nuevo candidato que se someta al debate de investidura en los próximos días”, después de que Sànchez le haya comunicado por carta que, “ante la reiterada vulneración de sus derechos por parte de los poderes del Estado”, retira su candidatura “al entender que es el mejor servicio que puede dar al país”.

Consciente de que “hace falta un Govern y un Parlament que trabajen a pleno rendimiento”, Torrent a considerado que el objetivo debe ser “desbloquear definitivamente la situación” política, así como “recuperar las instituciones catalanas, ahuyentar el artículo 155 y avanzar con eficacia y dignidad democráticas”.

Para Torrent la renuncia de Sànchez es un hecho que “no se debería haber producido”, pero es “una decisión que le honra, porque ha puesto las necesidades del país por encima de sus legítimos intereses”, y un acto de “generosidad para permitir la investidura y acabar con el actual estado de usurpación de las instituciones”.

Además, para el expresidente catalán Puigdemont, prófugo de la Justicia española desde finales de octubre e investigado por su participación en el proceso ilegal para la independencia de Cataluña, si España fuera y se reconociera como un Estado plurinacional, esa autonomía no buscaría la secesión.

Insiste que “Si en el momento de la creación de la nueva España, de la Constitución de 1978, ese concepto ambiguo de nacionalidades que se inscribió en lugar de nación (…) hubiera conducido realmente a un Estado plurinacional, mañana no habría ninguna demanda mayoritaria ni parlamentaria por la independencia de Cataluña”. EFE

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen