OTAN CUMBRE

Trump exige a sus aliados mayor gasto en cumbre OTAN

El presidente estadounidense, Donald Trump, propone en la primera jornada de la cumbre de líderes de la OTAN que los países miembros eleven el gasto militar hasta el 4 % de sus respectivos PIB, frente al 2 % acordado hace cuatro años, al tiempo que los aliados evidencian desacuerdos en algunos puntos. El presidente de España, Pedro Sánchez, se estrenó en esta cita de la Alianza en Bruselas.
El presidente de EEUU, Donald Trump, saluda a su homólogo español, Pedro Sánchez, en presencia de la ministra de Defensa española, Margarita RobleEl presidente de EEUU, Donald Trump, saluda a su homólogo español, Pedro Sánchez, en presencia de la ministra de Defensa española, Margarita Robles (c.). EFE/Horst Wagner

“Durante los comentarios del presidente en la cumbre de la OTAN sugirió que los países no solo cumplan su compromiso de destinar el 2 % de su PIB al gasto en Defensa, sino que lo incrementen al 4 %”, indicó a Efe la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.
Añadió que Trump ya hizo esa propuesta durante la cumbre de la OTAN del año pasado.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza se comprometieron en su reunión de Gales en 2014 a incrementar la inversión militar hasta el 2 % de sus productos interiores brutos en el plazo de una década, lo que se ha convertido en la principal exigencia del presidente estadounidense a los miembros de la Alianza.
Sin embargo, este año solo ocho de los 29 aliados cumplirán ese objetivo y se prevé que para 2024 la cifra se eleve a 15.

Desacuerdos

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reconoció que persisten los “desacuerdos” entre aliados, aunque afirmó que no han impedido que se tomen decisiones para hacer a la Alianza “más fuerte”.
“Acabamos de concluir una reunión sustancial de los 29 jefes de Estado y de Gobierno. Hemos tenido discusiones, tenemos desacuerdos pero, lo más importante, tenemos decisiones que impulsan a esta alianza adelante y nos hacen más fuertes”, indicó Stoltenberg en una rueda de prensa.
La primera jornada de la cumbre se vio marcada por las críticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a los aliados que aún no cumplen con el objetivo de invertir el 2 % de su PIB en gasto militar y, en especial, a Alemania, a la que calificó de dependiente de Putin por sus compromisos con el gas ruso.
“En la historia de la OTAN hemos tenido muchos desacuerdos y hemos sido capaces de superarlos una y otra vez”, señaló el secretario general aliado.
Stoltenberg había aludido en la víspera de la cumbre a las diferencias entre Estados Unidos y sus aliados en temas como el comercio, el cambio climático o incluso el acuerdo nuclear con Irán.
Los líderes abordaron en la sesión de trabajo cómo repartir mejor las cargas financieras de la Alianza, un punto en el que Trump insistió especialmente.
El secretario general aliado recordó que el reparto de la carga no sólo se refiere al “dinero” que deben invertir los países, sino también a las “contribuciones” y las “capacidades”.
Además, los líderes acordaron actualizar la estructura de mando de la OTAN con 1.200 nuevos puestos y un cuartel para el Atlántico en Estados Unidos y otro de apoyo logístico en Alemania.
También decidieron hacer más contra las amenazas híbridas y para contrarrestar la propaganda.

Misión en Irak

La OTAN dio luz verde además a una nueva misión de formación y asesoramiento en Irak destinada a entrenar a los instructores del Ejército y las fuerzas de seguridad, complementaria del trabajo de la coalición internacional que combate al grupo terrorista Estado Islámico (EI), liderada por Estados Unidos.
Se trata de una misión de formación, no de combate, centrada en entrenar “a formadores que luego puedan formar tropas iraquíes” y “construir fuerzas para que Dáesh (acrónimo en árabe de EI) no pueda nunca reconstituirse”, explicó el político noruego.
La misión fue totalmente respaldada por los aliados en una declaración conjunta.
En la misma, los líderes precisaron que esta misión busca “apoyar al Gobierno de Irak con apoyo adicional en sus esfuerzos para estabilizar el país y luchar contra el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones”.
Australia, Finlandia, y Suecia se comprometieron a ser “socios operacionales” en esta misión, que estará liderada por Canadá.

Sánchez debuta en la cumbre

El nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, debutó en una cumbre de la OTAN y ofreció que España pueda hacerse cargo de la misión de adiestramiento y capacitación de tropas de Túnez para reforzar la seguridad en su flanco sur.
El Gobierno de Túnez ya solicitó ayuda a la OTAN para ese cometido y era uno de los asuntos que tenían en su agenda los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza.
Además, Sánchez mostró la disposición de España a liderar, si fuera necesaria, la evacuación de la misión de la ONU en Libia desde el cuartel estratégico de Rota y mediante la utilización de sus capacidades anfibias.
Sánchez expresó su satisfacción por el hecho de que la OTAN haya asumido que sus nuevas amenazas llegan por el flanco sur, como el que está ligado al terrorismo yihadista, y que se deba actuar en consecuencia.
En su intervención, el presidente del Gobierno reiteró el total compromiso de España con la OTAN y se refirió al reparto de cargas entre los aliados argumentando que no hay que tener en cuenta sólo las contribuciones, sino las capacidades y el tipo de inversión en defensa.
En ese sentido, recordó que el 20 por ciento del gasto en defensa en España se dirige directamente a inversión militar. EFE

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Sin categoría