Trump busca en el Medio Oeste la llave a la Casa Blanca

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, intenta in extremis darle la vuelta a estados demócratas del Medio Oeste, aprovechando su buena acogida entre los blancos de clase obrera y ante la posibilidad de que el voto hispano en Florida o Nevada le cierren el camino más directo a la Presidencia.
El empresario y candidato a la presidencia de EEUU por el partido Republicano Donald Trump pronuncia un discurso New York. EFE/Archivo/PETER FOLEYEl empresario y candidato a la presidencia de EEUU por el partido Republicano Donald Trump pronuncia un discurso New York. EFE/Archivo/PETER FOLEY

Jairo Mejía

 

El Medio Oeste, una región agrícola y manufacturera, aún mayoritariamente blanca (76 %), es la última esperanza de Trump para hacerse con el único sector de la población que parece estar con él: los varones de raza blanca y formación mediana o baja.
Trump cerraba este lunes su campaña en Grand Rapids, en el estado de Michigan, una plaza demócrata que la campaña del magnate inmobiliario quiere dar la vuelta in extremis para hacerse con los 16 de votos electorales del estado, que sumados a los 18 de Ohio, los 11 de Indiana y los 6 de Iowa podrían lanzar al republicano por encima de los 270 votos electorales para ser presidente.
La parada de Grand Rapids fue añadida a última hora, muestra de que los estrategas de campaña de Trump ven como única vía posible robar el corazón del Medio Oeste blanco y sobreponerse a la posibilidad de perder Florida, Carolina del Norte o Nevada.
Esos tres estados podrían dar la espalda a Trump a juzgar por la participación récord de los hispanos en el voto por adelantado, síntoma de que Hillary Clinton y la maquinaria de campaña demócrata han conseguido movilizar a sus apoyos de manera más efectiva.
Para Trump estos últimos tres días de campaña han sido un tour incesante por el Medio Oeste (Pensilvania, Minesota, Michigan, Ohio, Michigan otra vez, y de nuevo Pensilvania) para instigar las frustraciones, miedos y rabia de los blancos que han visto como sus fábricas han cerrado, sus sueldos han bajado y la inmigración ha comenzado a llegar más allá de los estados del sur.
Según datos del censo, en los últimos 15 años la región que ha visto el mayor cambio demográfico hacia una mayor diversidad ha sido el Medio Oeste, con Wisconsin, Iowa, Kansas, Nebraska y Dakota del Norte y del Sur a la cabeza.
“Esta es nuestra última oportunidad, es nuestro momento”, aseguró Trump ante una multitud enardecida la noche del lunes en Sterling Heights (Michigan), algo que había dicho ya pocas horas antes en Mineapolis (Minesota) y en Sioux City (Iowa).
Esa afirmación oculta una verdad inapelable: estos pueden ser los últimos comicios en los que los blancos, los que más se movilizaban a las urnas y el grupo clave en las elecciones, sean suficientes para llegar a la Casa Blanca.
Estados Unidos cada vez es más diverso, especialmente en las generaciones que en los próximos cuatro años van a llegar a la mayoría de edad y que a buen seguro no conectarán con mensajes como el de Trump, que cala con mayor fuerza entre estadounidenses blancos de mediana edad, de la América rural y blanca.
En Minesota y Michigan, Trump, que quiere abarcar un espectro que no se limita a líneas ideológicas, ajustó su discurso para asegurar ser “amigo de los sindicatos” o tener propuestas “muy similares a Bernie (Sanders)”, el senador independiente que luchó por la candidatura presidencial del Partido Demócrata en unas disputadas primarias con Hillary Clinton y abogaba por mayor proteccionismo.
“Lo que la campaña de Trump nos ha revelado es que muchos votantes conservadores son ahora más nacionalista y proteccionistas de lo que pensábamos y no tan ‘Reaganitas’, que (como Ronald Reagan) abogan por la libre empresa, bajos impuestos, menos regulación y una política exterior fuerte”, explicó a Efe David Boaz, vicepresidente del conservador centro de estudios Cato.
Tras la derrota electoral 2012, explicó Boaz, los republicanos se dieron cuenta que debían conectar mejor con jóvenes e hispanos.
“Lamentablemente -agregó-, los votantes (republicanos) se han ido al lado absolutamente contrario”. EFEUSA

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Análisis