TRATADO UTRECHT

Gibraltar, tres siglos del Tratado de Utrecht

A lo largo de trescientos años de ocupación británica, Gibraltar (300.000 habitantes) ha vivido diferentes situaciones, desde la firma del Tratado de Utrecht, pasando por el bloqueo militar, el levantamiento de la verja, o procesos de negociación entre España y Reino Unido.
Gibraltar, Archivo/EFEGibraltar, Archivo/EFE

El Peñón, cedido al Reino Unido en 1713 por el Tratado de Utrecht, ha sido objeto de disputa diplomática entre España y Gran Bretaña desde 1940, cuando el régimen del general Franco inició sus reclamaciones.

Las reivindicaciones españolas han sido apoyadas por la ONU, cuya Asamblea General aprobó desde entonces seis resoluciones (1965, 1966, 1967, 1968, 1973 y 1974) en las que pide el fin de la colonia e invita a las partes España y Reino Unido) a negociar la resolución del asunto.

Los gobiernos de ambos países iniciaron un proceso de acercamiento, que desembocó en la Declaración de Lisboa, el 10 de abril de 1980, por la que las partes se proponían resolver el problema de Gibraltar en un espíritu de amistad y de acuerdo con las resoluciones pertinentes de la ONU.

El siguiente impulso vino de la Declaración de Bruselas, firmada por los ministros de exteriores británico y español, Sir Geoffrey Howe y Fernando Morán, el 27 de noviembre de 1984, por la que acordaban establecer un nuevo proceso negociador que se extendieron durante varios años y que fueron conducidas por el ministro español Piqué y el Británico Straw en las que se llegó a plantear un acuerdo por el que Inglaterra llegara a compartir con España la soberanía de Gibraltar.

El Peñón y la Plaza gibraltareños fueron ocupados por las tropas británicas del almirante George Rooke en agosto de 1704, durante la Guerra de Sucesión española desencadenada tras la muerte de Carlos II.

Los británicos, aliados con Austria y Holanda, apoyaban los derechos del archiduque Carlos frente a Felipe V, primer Borbón reinante en España. Rooke, sin embargo, tomó la Plaza en nombre de la reina Ana de Inglaterra e izó la bandera británica en La Roca.

La Plaza siguió en manos inglesas, pese al asedio por parte de las tropas borbónicas, y fue cedida finalmente a Gran Bretaña en el Tratado de Utrecht, firmado el 13 de julio de 1713.

En su artículo X se dice que “el Rey Católico, por sí y por sus herederos y sucesores, cede a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y el castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen”.

Pero se añade además que “Si en algún tiempo a la Corona de la Gran Bretaña le pareciera conveniente dar, vender o enajenar de cualquier modo la propiedad de la dicha ciudad de Gibraltar, se ha convenido y concordado por este Tratado que se dará a la Corona de España la primera acción antes que a otros para redimirla”.

En 1830 Reino Unido concedió a Gibraltar la denominación de “colonia de la Corona” y en febrero de 1909, las autoridades británicas levantaron unilateralmente la verja.

El 10 de septiembre de 1967 tuvo lugar un referéndum sobre el futuro de Gibraltar en el que el 96% de los gibraltareños se mostraron a favor de continuar su relación con Londres.

El 30 de mayo de 1969 se aprobó en referéndum un Estatuto Autónomo para Gibraltar, mediante el cual se establece un sistema político de la colonia, denominado dominio, en el que un ministro principal es el representante de la Corona británica. EFE/Doc

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos