IGLESIA PEDERASTIA

Tres curas y un profesor de religión detenidos en Granada por abusos sexuales

La Policía ha detenido a tres sacerdotes y un seglar -un profesor de Religión-, en el marco de la investigación sobre supuestos abusos sexuales cometidos en la ciudad andaluza de Granada -Sur de España- contra al menos un menor.
Los casos de pederastia en la Iglesia Católica no son un hecho aislado. La Justicia española investiga un supuesto caso de abusos sexuales por religLos casos de pederastia en la Iglesia Católica no son un hecho aislado. La Justicia española investiga un supuesto caso de abusos sexuales por religiosos en Granada. EFE/Chema Moya.‚

El seglar, han indicado a Efe fuentes de la investigación, es un profesor de Religión muy cercano a los tres sacerdotes arrestados.

Se trata de la segunda fase de la investigación de la supuesta trama de curas presuntos pederastas que dirige el Juzgado de Instrucción 4 de Granada, que tiene decretado el secreto de sumario sobre las actuaciones.

En la primera fase, ya han declarado de momento por este caso una docena de personas, en su mayoría supuestos testigos de los presuntos abusos sexuales.

En una acción inhabitual, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, se postró este 23 de noviembre ante el altar mayor de la Catedral para pedir perdón por los “escándalos” que han afectado a la Iglesia y aseguró durante su homilía que “el mal es mal” y hay que “erradicarlo” de forma decidida si afecta a inocentes.

La causa tiene su origen en la denuncia que un joven de 24 años interpuso en octubre por supuestos abusos sexuales ante la Fiscalía, después de recibir en agosto una llamada telefónica del papa Francisco, que le pidió perdón en nombre de la Iglesia tras leer el escrito en el que le relató los hechos, ocurridos cuando era menor.

El caso de este supuesto abuso sexual se une a los más de cuatro mil que llegaron al Vaticano en la última década y que han costado a la Iglesia a nivel internacional más de 2.000 millones de dólares.

Esos datos, los más precisos que se conocen hasta ahora, fueron facilitados en 2012 por el por entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio), el cardenal William Levada, en el simposio “Hacia la curación y la renovación”, sobre la pederastia, celebrado en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Ese dinero se pagó en los acuerdos a los que se llegó en las demandas puestas por las víctimas a las diócesis, en juicios, asesoramientos legales, terapias para las víctimas y seguimiento de los agresores, entre otras.

La lucha sin cuartel contra la pederastia en la Iglesia la inició Benedicto XVI, que declaró “tolerancia cero” para esos abusos y para acabar con la hasta entonces norma no escrita de que “los trapos sucios se lavan en casa”.

En 2010, Ratzinger -que no dudó en 2006, un año después de llegar al papado, en castigar al todopoderoso fundador de los Legionarios de Cristo el mexicano Marcial Maciel por pederasta- dio una vuelta de tuerca en esa lucha y aprobó una reforma que introducía la ampliación de 10 a 20 años del tiempo para denunciar los abusos y la inclusión del delito de posesión de pornografía infantil.

También introdujo un nuevo delito por el que se castiga la adquisición, posesión y difusión “por parte de un miembro del clero, en cualquier modo y con cualquier medio”, de imágenes pornográficas que tengan como objeto a menores de 14 años. EFE/Doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos