5 muertos en un tiroteo en un centro de enseñanza en Santa Mónica

Cinco personas fallecieron tras un incendio y una serie de tiroteos en el entorno de un centro de enseñanza superior en Santa Mónica, en el condado de Los Ángeles.
EPA/GARY CASKEYEPA/GARY CASKEY

Cinco personas fallecieron tras un incendio y una serie de tiroteos en el entorno de un centro de enseñanza superior en Santa Mónica, en el condado de Los Ángeles.

El incidente tuvo lugar por la mañana del viernes después de que un joven de entre 25 y 30 años hizo arder una vivienda en la que se encontraban su padre y su hermano, que perdieron la vida, y salió a la calle armado con un rifle de asalto y chaleco antibalas disparando a discreción.

El sujeto, que causó el pánico en varios cruces de Santa Mónica, en el condado de Los Ángeles, encontró resistencia policial en el exterior del centro de enseñanza superior Santa Monica College, en cuya biblioteca trató de refugiarse y encontró la muerte a manos de las fuerzas del orden.

El incidente es el último en una larga lista de sucesos en Estados Unidos, país donde la compra de un arma es considerada por muchos un derecho constitucional.

Una de las primeras matanzas en centros de enseñanza tuvo lugar en EEUU el 1 de agosto de 1966, cuando un estudiante – Charles Whitman – que disparó indiscriminadamente desde la torre de la Universidad de Texas, en Austin- causó 13 muertos, y 31 heridos, después de asesinar horas antes a su madre y a su esposa. Después Whitman fue alcanzado por el disparo de un policía.

Pero la peor tragedia en un campus la vivió Estados Unidos el 16 de abril de 2007, cuando el estudiante surcoreano, Seung Hui Cho, mató a 32 personas en el recinto de la Universidad Politécnica de Virginia, antes de pegarse un tiro.

Otra de las peores matanzas de EEUU en colegios tuvo lugar el 14 de diciembre de 2012, cuando Adam Lanza, un joven “inteligente, callado y tímido” de 20 años, pero muy aislado socialmente, que sufría una forma de autismo (el síndrome de Asperger), mató a su madre, Nancy, en su casa de Newton (EEUU), y después asesinó a 20 niños y a seis adultos e hirió a otros dos adultos en el colegio de primaria Sandy Hook donde trabajaba su madre, antes de suicidarse.

En cuanto a su repercusión en los medios destaca la matanza en el instituto de Columbine de Littleton (Denver) el 20 de abril de 1999, donde dos estudiantes armados asesinaron a 12 alumnos y a un profesor, y posteriormente se suicidaron.

Seis años después, el 21 marzo de 2005, se produjo otra matanza que dejó un balance de diez muertos, cuando un estudiante de secundaria, de 17 años, atacó su escuela de Red Lake en la reserva india de Ojibwe, en el estado de Minesota. Allí mató a cinco compañeros y dos adultos, después de haber asesinado a sus abuelos, y luego se suicidó.

Otras siete personas fallecieron, entre ellas el agresor, que se suicidó, y 15 resultaron heridas el 14 de febrero de 2008, después de que un estudiante abriera fuego en el salón de conferencias de la Universidad del Norte de Illinois (Estados Unidos).

Más recientemente, el 2 de abril de 2012, One Goh, de origen coreano, ex alumno de la universidad privada de Oikos en Oakland ( California), mataba a siete personas y dejaba tres heridas, porque estaba enfadado con una empleada y con los estudiantes, ya que consideraba que no le trataban “con respeto”. EFE/doc

Publicado en: Documentos