Tillerson, el ejecutivo petrolero que guiará la política exterior de Trump

Rex Tillerson, designado por Donald Trump como secretario de Estado de EEUU, es un ejecutivo cuya experiencia en política exterior se limita a sus negocios como jefe de la petrolera Exxon Mobil y cuyos lazos con Rusia auguran un acercamiento a Moscú que puede cambiar el panorama geopolítico mundial.
Rex Tillerson, presidente de Exxon Mobil Corporation y recién elegido secretario de Estado de EEUU. EFE/Archivo/Sergei IlnitskyRex Tillerson, presidente de Exxon Mobil Corporation y recién elegido secretario de Estado de EEUU. EFE/Archivo/Sergei Ilnitsky

Rex W. Tillerson (Wichita Falls, Texas, 1952) ocupa el puesto de presidente ejecutivo de la petrolera Exxon Mobil Corporation desde comienzos de 2006. Es hijo de un administrador de los Boy Scouts, que él llegó a presidir entre 2010 y 2012, un periodo en el que permitió por primera vez que los jóvenes abiertamente homosexuales se unieran a sus filas.
Toda su carrera la ha desarrollado en la empresa que lidera, en la que ingresó por primera vez en 1975 como ingeniero civil y de la que planeaba retirarse en 2017, al cumplir 65 años. Pasó por su departamento gasístico y en los noventa presidió la compañía en Yemen y en Tailandia.
Entre 1999 y 2001 fue vicepresidente ejecutivo de la Corporación, pasando en esta última fecha a vicepresidente senior y en marzo de 2004 a presidir la junta directiva de Exxon Mobil Corporatión. En enero de 2006 sucedió como máximo ejecutivo a Lee Raymond.
Sin experiencia en el campo político, en política exterior se limita a sus negocios como jefe de la petrolera ExxonMobil y cuyos lazos con Rusia auguran un acercamiento a Moscú que puede cambiar el panorama geopolítico mundial.
Tiene fama de hábil negociador y gestor, además de por las relaciones que ha entablado con líderes de todo el mundo como presidente de la principal petrolera estadounidense. experiencia
La más notable de esas relaciones es la que mantiene desde hace más de dos décadas con el presidente ruso, Vladímir Putin, quien en 2013 le condecoró con la Orden de la Amistad.
Tillerson firmó en 2011 un acuerdo con la petrolera estatal rusa, Rosneft, para explorar conjuntamente unos valiosos recursos en el Ártico, pero esa lucrativa alianza quedó congelada por las sanciones impuestas por EEUU cuando Rusia se anexionó en 2014 la península ucraniana de Crimea.
En 2011 Tillerson contradijo la política oficial de EEUU al firmar, sin previo aviso al Departamento de Estado, un acuerdo con la región iraquí del Kurdistán y lo hizo sin informar previamente al Departamento de Estado.
Bajo su dirección, la petrolera sucumbió también a las tensiones políticas en Venezuela, un país que abandonó después de que el presidente Hugo Chávez nacionalizara el sector petrolero en 2007, consiguiendo en 2014 una compensación de 1.600 millones de dólares.
Su selección encaja con la tendencia de Trump a elegir para su Gabinete a multimillonarios con bagaje empresarial pero sin tablas en las políticas públicas. EFE/Doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas