Theresa May, nueva primera ministra del Reino Unido

La conservadora Theresa May se convierte en la primera ministra del Reino Unido, en sustitución del dimisionario David Cameron, y en la segunda mujer en la historia del país en ocupar el cargo tras Margaret Thatcher (1979-1990).
Theresa May, nueva primera ministra del Reino Unido.EFE/Archivo/Will OliverTheresa May, nueva primera ministra del Reino Unido.EFE/Archivo/Will Oliver

Theresa May (Eastbourne, Inglaterra,1956), hija de un vicario anglicano, es graduada en Geografía en la Universidad de Oxford.
Allí conoció a su marido, Philip May, con quien lleva casada 36 años, gracias a Benazir Bhutto, la asesinada ex primera ministra de Pakistán.
Tras su etapa como estudiante, trabajó durante seis años en el Banco de Inglaterra antes de ganar en 1997 su escaño como diputada en la circunscripción de Maidenhead.
Uno de los momentos por los que es recordada se remonta a 2002, cuando se convirtió en la primera presidenta del grupo de los conservadores y alertó a los “tories” de que eran vistos como un “partido desagradable”, debido a su intolerancia con las minorías.
Pronto se convirtió en una figura prominente del partido y desempeñó cargos en gabinetes “en la sombra” de Educación, Transporte, Cultura y Deportes entre 1999 y 2005, y después en 2009 y 2010 en el de Trabajo y Pensiones.
En las elecciones de mayo de 2010, duplicó en votos la mayoría necesaria para revalidar su puesto y David Cameron la nombró ministra de Interior y ministra para la Mujer e Igualdad, cargó este último que delegó en 2012.
Es conocida por su mano dura y por posicionarse a favor de que el Reino Unido permaneciera en la UE, aunque mantuvo un perfil bajo durante la campaña del referéndum del 23 de junio de 2016.
Tras el anuncio de David Cameron de renunciar al puesto de primer ministro, se postuló para relevarle al frente del Gobierno británico y del Partido Conservador, puesto para el que inicialmente también se presentó Andrea Leadsom, aunque renunció días después.
Su objetivo es unificar la formación conservadora, dividida entre quienes apoyaban o rechazaban la retirada británica del bloque europeo, así como a un país partido en dos por el ajustado resultado del referéndum.
Entre sus planes se encuentran “recuperar el control del número de europeos que entran” en el país, y no garantiza que los inmigrantes comunitarios que viven en el Reino Unido puedan quedarse en territorio británico una vez implementado el “brexit”.EFE/Doc