Teruel 2017: 800 años amándose

Teruel ha conseguido reinventar la historia de sus amantes y convertirlos en un atractivo turístico, llevando esta trágica leyenda especialmente al Mausoleo que alberga sus momias, meca de los enamorados. La historia de amor de los Amantes de Teruel, Diego e Isabel, se ha convertido en uno de los mejores reclamos para la ciudad, cuyos rincones se han convertido en el destino escogido por muchos enamoradospara festejar su aniversario o para celebrar el día de San Valentín.
Teruel 2017: 800 años amándose

 Amalia González Manjavacas .- 

Aunque los enamorados celebran el 14 de febrero su día, en Teruel se hace todo el año en el Mausoleo de sus Amantes, donde descansan las que, -se dice-, son las momias de estos amantes del siglo XIII, bajo las esculturas yacentes de Juan de Ávalos.

Con un calendario repleto de más de cien actos se celebra este año, y hasta el próximo, el 800 aniversario de los Amantes de Teruel, una trágica historia de amor imposible que ha trascendido fronteras y dado a dado a conocer a Teruel fuera de España.

Teruel dedica toda su programación cultural en 2017 y 2018 a conmemorar el 800 aniversario del amor entre Diego Martínez de Marcilla e Isabel de Segura, el “Año de los Amantes”, que esperan que suponga un punto de unión en la promoción de la bella ciudad aragonesa, saltando las fronteras internacionales.

La historia de amor más famosa del medievo español que terminó en un trágico desenlace, la muerte de sus dos jóvenes protagonistas, Diego de Marcilla e Isabel de Segura, inspira también, desde hace dos décadas, las multitudinarias fiestas medievales de los Amantes de Teruel con motivo del Día de San Valentín.

Este año y bajo el título Teruel 2017. 800 años de los Amantes” resume la filosofía del evento, una oportunidad que según recogen los organizadores capitaneados por el Ayuntamiento turolense, para potenciar la industria cultural de esta ciudad medieval que se concentra los esfuerzos del sector turístico para hacer a “Teruel, ciudad del amor”

El propio rey Felipe VI preside el Comité de Honor del 800 aniversario de los Amantes de Teruel, una efeméride que cuenta con un programa de más de cien actividades culturales programadas por el Ayuntamiento de Teruel en colaboración con múltiples entidades públicas y privadas.

 

     Una historia del amor imposible que se remonta a 1217

 

Que se trata de una historia de amor imposible con final fatal,  de una alegoría del amor en tiempos difíciles, es algo bien conocido por todos, pero no tantos sabríamos contar realmente la historia completa de lo acaecido entre los dos jóvenes enamorados, ya que amantes, en el sentido actual, nunca fueron.

Cuenta la leyenda que Juan, o Diego, Martínez de Marcilla, fue rechazado por la familia de sus amada, Isabel de Segura, por ser pobre. El joven para lograrla, se marcha en busca de fortuna para ofrecerle y se compromete a volver en cinco años, y tomar la mano de su amada.

Participa en la batalla de las Navas de Tolosa (1212) para convertirse en un caballero. Transcurridos los cinco años y sin dar noticias, regresa justo el día en el que vencía el margen dado, pero ya el padre de la muchacha acababa de casarla con el noble señor de Albarracín, don Pedro de Azagra. Diego vuelve justo el día de la boda, y acude a la alcoba de Isabel, recién casada, le pide que le bese, a lo que ella se niega por no faltar a su marido, y él cae muerto. Isabel impactada por lo ocurrido sale corriendo a la Iglesia de San Pedro, donde yace el cadáver de su amado, al que besa de tal forma que ella también cae muerta.

El marido impresionado por la historia, lo cuenta a todos y acuerdan enterrarlos juntos en una misma sepultura.

La pareja reposa unida eternamente, sin llegar a unir sus manos, sin rozarse, como vivieron su amor, tal y como el escultor Juan de Ávalo  los representó en su Mausoleo de los Amantes, que recibe cada año la visita de más de 100.000 personas. Esta obra inaugurada en 2005, se halla dentro del edificio en el que a través de diferentes salas se da a conocer la historia de esta universal pareja.

Desde cómo se llevó a cabo el hallazgo de las momias hasta sus distintos emplazamiento a lo largo del tiempo. Lo cierto es que los restos momificados de la pareja, fueron exhumados en el siglo XVI durante los trabajos de unas obras en el templo gótico de San Pedro. 

Las momias fueron halladas bajo un altar de la iglesia de San Pedro, dando pie a la leyenda más perdurable. Los amantes murieron al no conseguir cumplidos sus deseos en vida, como amor no consumado. Esta triste historia -parecidas y muy literaria como las de Tristán e Isolda, o Romeo y Julieta- , resulta sorprendente, que el siglo XIII el viudo de Isabel, don Pedro y las autoridades eclesiásticas decidieran enterrar juntos a la esposa, junto a su verdadero amor, en suelo sagrado.

“Un amor perfecto no puede vivir en un mundo imperfecto“, y por eso “sólo queda que viva la muerte”, dice el joven Diego en la ópera sobre los Amantes, de Javier Navarrete, ganador de un Emmy y nominado a los Oscar y a los Grammy, una obra que contiene elementos medievales y románticos pero también mudéjares, propio del siglo XIII.

Desde entonces los Amantes de Teruel llevan siendo ochocientos años, una fuente de inspiración para las artes. La historia inspiró pronto romances populares, obras literarias, música, sirviendo de argumento para varios lienzos de historia decimonónicos, como el bello cuadro de Amantes de Teruel pintado por Antonio Muñoz Degrain en 1884, en el Museo del Prado.

En esta bella obra, Degrain hace una exaltación pictórica del romanticismo apasionado, un tema tan propio del XIX, y que tanto sirvió para su éxito. El cuerpo sin vida de Diego de Marsilla, amortajado con el traje de guerrero, sobre cuyo pecho cae muerta la amada, bajo la leyenda VIVA EL NOME E MORA EL OME, cubierto con rosas como homenaje. EFE/Reportajes 

Etiquetado con:
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen