Terrorismo de ETA: un punto y seguido

Dos años y cuatro meses después de que ETA declarase el cese de su actividad armada, el anuncio de la banda de dejar "fuera de uso operativo" parte de su armamento supone un paso más hacia el final, pero no es más que un punto y seguido de un proceso que se antoja largo y lento.
Vista del Diario Gara del 8 de febrero de 2014 en el ETA ha publicado un comunicado en el que apuesta por promover una 'vía vasca' para solucionar elVista del Diario Gara del 8 de febrero de 2014 en el ETA ha publicado un comunicado en el que apuesta por promover una "vía vasca" para solucionar el "conflicto". EFE/Archivo/LUIS TEJIDO

Sagrario Ortega y Laura Camacho 

Pese a la expectación generada por la declaración que la denominada “Comisión Internacional de Verificación”, leída por su portavoz, Ram Manikkalingam, en español y en inglés en un hotel de Bilbao, las fuentes ya habían advertido de que el pronunciamiento iba a ir en la línea de confirmar “lo que ya se sabe”. 

Y, ¿qué es lo que se sabe? Las fuentes constatan que la banda ya no cuenta con comandos operativos ni gente dispuesta a volver a la lucha armada, pero sí mantiene aparatos relevantes como el de refugiados o el de apoyo a los presos.

Con todo, no descartan la existencia de una pequeña “célula latente” que podría escindirse de la línea actual de la organización, aunque con pocos visos de prosperar en sus intenciones.

En cualquier caso, tampoco parece preocupar demasiado que se produzca de forma inmediata una entrega del arsenal de la banda, y sí los diferentes pasos que se van dando dentro de una “hoja de ruta”, cuya última página podría escribirse en función de los resultados electorales de los comicios municipales de 2015. 

Según las fuentes, será esa cita el “test” que la izquierda abertzale necesita para comprobar el grado de apoyo social y si éste ha aumentado respecto a los buenos resultados de los anteriores comicios. Las urnas decidirán la vía a seguir.

Una opinión en la que coinciden otras fuentes, que también tienen claro que tras la derogación de la doctrina Parot y la excarcelación de unos 60 etarras, ha llegado el momento del acercamiento de presos de la banda a los centros penitenciarios del País Vasco y, en concreto, a la cárcel de Zaballa. 

El Gobierno oficialmente insiste en que el único final posible pasa por la entrega total de las armas y la disolución de ETA sin concesiones ni cesiones y, por supuesto, sin negociación. 

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Análisis