El sur de Europa apoya a EEUU ante Siria y unidad ante el brexit

El sur de Europa, sus líderes han apoyado en Madrid la respuesta "comprensible" de Estados Unidos al ataque con armas químicas en Siria por parte del régimen de Bachar El Assad y han invocado la unidad de los 27 países que conformarán la UE una vez que se consume el "brexit".
El presidente Mariano Rajoy (i), junto a su homólogo de Chipre, Nicos Anastasiadis (d), en el palacio de La Moncloa. EFE/Sergio BarrenecheaEl presidente Mariano Rajoy (i), junto a su homólogo de Chipre, Nicos Anastasiadis (d), en el palacio de La Moncloa. EFE/Sergio Barrenechea

Entre los grandes temas, el objetivo central ha sido el análisis de las negociaciones del “brexit” y el futuro de la UE, así como Siria y el Mediterráneo.
En su declaración final se han sumado de forma destacada la reciente respuesta de Estados Unidos al ataque con armas químicas del pasado 4 de abril en la localidad siria de Idlib.
De acuerdo con la declaración conjunta, el presidente Rajoy ha explicado que los siete jefes de Estado o de Gobierno del sur de Europa entienden que la respuesta de EE.UU “tenía la intención comprensible de impedir y evitar la distribución y el uso de armas químicas y se centró en ese objetivo”.
El presidente Rajoy, ha condenado en nombre de todos los recientes ataques terroristas en Rusia, Suecia y Egipto, también François Hollande se ha referido a la acción estadounidense para sostener que tenía que haber una respuesta internacional al ataque químico y llegó “de parte de Estados Unidos”.
Gentiloni ha aludido a Siria para explicar que, aunque le ha parecido “motivada” la respuesta de EE.UU., tiene que quedar claro que la solución a largo plazo, que pasa por dar estabilidad al país, depende de que se reanuden las negociaciones y que Europa debe tener un papel “más fuerte, incisivo e importante”.
Respecto al “brexit”, Rajoy ha citado los principios defendidos por los líderes reunidos este 10 de abril en Madrid, entre ellos, la unidad de los 27 países que seguirán conformando la UE.
Asimismo, ha recalcado que primero se negocia la retirada del Reino Unido y después se habla de su relación futura con la UE, y ha hecho hincapié, como Hollande, en la necesidad de preservar los derechos de las personas.
El primer ministro maltés y presidente de turno de la UE en este semestre, Joseph Muscat, ha considerado que los ciudadanos no pueden ser “moneda de cambio” en la negociación del “brexit”, ha pedido “convergencia” entre los 27 y ha defendido que no debe permitirse que nada mine el proyecto europeo.
Después de que Hollande elogiara los esfuerzos “impresionantes” de Grecia en materia económica y abogara, al igual que Rajoy, por profundizar en la unión monetaria, Alexis Tsipras se ha centrado en la economía como base para conseguir una Europa mejor y ha citado incluso a Cervantes: “Queremos ver a Europa como podría ser y no como es y trabajar para hacerla como debería ser”.
Comprometido a cumplir las normas, ha subrayado que para ello se necesita flexibilidad y que todos las cumplan, incluidos los países con “superávits exagerados”, y ha sugerido la posibilidad de implantar el denominado “eurobono” para “compartir” riesgos. Algo que Rajoy ha defendido también a medio plazo.
Por su parte, el presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, ha agradecido el esfuerzo por conseguir una solución “sostenible”, pacífica y duradera a la cuestión chipriota.
Rajoy ha mantenido una entrevista con Anastasiades en su primera visita a España desde que es presidente de Chipre.
Antonio Costa, primer ministro portugués, ha coincidido en que los ciudadanos tienen que ser el “centro” de las negociaciones sobre el “brexit”, sabiendo, no obstante, que el Reino Unido tiene que ser el “amigo” y el “socio” más cercano a la UE.
La próxima cumbre de los líderes del sur de Europa, la cuarta, se organizará en Chipre después de las elecciones francesas y alemanas que se celebrarán este año.
La de este lunes ha sido la tercera reunión de este tipo que mantienen los países del sur de Europa, después de la celebrada en Atenas en septiembre pasado y la que tuvo lugar en Lisboa a finales de enero.
Rajoy no asistió a la primera de ellas debido a que aún se encontraba en funciones y había limitado su agenda exterior. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis