ESPAÑA CATALUÑA

El Supremo español rebate al tribunal alemán que rechazó la entrega de Puigdemont

El Tribunal Supremo español rebate los argumentos del tribunal alemán que cuestionó la existencia de violencia en el proceso independentista en Cataluña y descarta entregar al expresidente regional Carles Puigdemont por rebelión.
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. EFE/Robin TownsendEl expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. EFE/Robin Townsend

A través de un auto, el Supremo español aprovecha para puntualizar lo decidido hace unos días por el tribunal de Schleswig-Holstein y para abrir la puerta a juzgar los hechos por el delito de sedición.
En su auto, los jueces españoles fijan el concepto del delito de rebelión, por el que reclaman la entrega de Puigdemont, y concretan que cuando ésta es dirigida por personas que ostentan el poder en una región se genera la suficiente presión sobre el Estado como para que no sea necesaria la concurrencia de la violencia que se considera imprescindible en otros casos de rebelión.
Pero sobre todo, la Sala II responde a la resolución del tribunal alemán al asegurar que “no es razonable” comparar el proceso secesionista dentro de un país de la Unión Europea (UE) con las revueltas organizadas contra la ampliación del aeropuerto de Fráncfort.
En este caso, explican los magistrados, “no se trataba de ampliar o no una de las pistas del aeropuerto de Barcelona y que ello generara la protesta de miles de manifestantes para impedirlo”.
“Lo que aquí realmente sucedía era que después de más de dos años dedicados a laminar el ordenamiento jurídico (estatal y regional) y de oponerse frontalmente al cumplimiento de sentencias básicas del Tribunal Constitucional, se culminaba el proceso secesionista dentro de un país de la Unión Europea, con una democracia asentada”, afirman.
Y todo ello, “poniendo las masas en la calle para que votaran en un referéndum inconstitucional”, en alusión a una consulta ilegal convocada el 1 de octubre pasado.
Esa votación tenía como objetivo fracturar el Estado español, añaden los magistrados.
A la Sala lo que más le llama la atención de la argumentación del tribunal alemán es que empieza con un ejemplo hipotético muy adecuado a Cataluña, como es preguntarse que sucedería en Alemania si el presidente de un Land (equivalente a una comunidad autónoma española) incurriera en una conducta como la perpetrada en Cataluña.
“Pero a las pocas líneas abandona ese discurso sin profundizar en él y se desliza repentinamente hacia el supuesto fáctico de la pista del aeropuerto, huyendo así del pantanoso ejemplo comparativo que tan adecuado y pertinente resultaba”, señalan los jueces.
Y aprovechan para subrayar que la Fiscalía dejó abierta la puerta en su querella para que, en el supuesto de que no se constatara suficientemente la existencia de violencia para imputar el delito de rebelión, este fuera sustituido por sedición, que no exige que se haya cometido violencia.
Puigdemont se encuentra en libertad bajo fianza en Alemania desde que el pasado 6 de abril la Audiencia alemana desestimó el cargo de rebelión y pidió información adicional a España sobre la acusación de malversación de fondos públicos, por un volumen de 1,6 millones de euros.
La Fiscalía alemana, en contacto con los fiscales españoles, está trabajando desde entonces en un nuevo escrito ante la Audiencia territorial de Schleswig-Holstein, en el que es “teóricamente posible” volver a solicitar la entrega por el cargo de rebelión, según dijo la semana pasada la jueza y portavoz de la Audiencia, Frauke Holmer. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis