El Supremo deniega a Junqueras, Forn y Sánchez acudir a votar al Parlament

El Supremo ha denegado a Oriol Junqueras su traslado a una prisión de Cataluña y ha declarado su incapacidad, y la de Joaquim Forn y Jordi Sánchez, para participar en persona en las votaciones del Parlament, por lo que deberán delegar su voto en otros diputados. 
Numerosos periodistas esperan a la puerta del Tribunal Supremos la llegada de la presidenta del Parlament de Cataluña y los miembros de la Mesa de laNumerosos periodistas esperan a la puerta del Tribunal Supremos la llegada de la presidenta del Parlament de Cataluña y los miembros de la Mesa de la Cámara, el pasado 2 de octubre. EFE/Archivo/Fernando Villar

 

En un auto divulgado este viernes el juez Pablo Llarena establece la incapacidad legal prolongada de los tres investigados para cumplir el deber de asistir a los plenos del Parlament, por lo que la Mesa deberá arbitrar el procedimiento para que deleguen sus votos en otros diputados mientras permanezcan en prisión preventiva.

Es decir, no traslada a Junqueras a una prisión catalana, no les permite ir a votar al Parlament y pide que sea la Mesa la que encuentre el modo de que se conviertan en diputados y deleguen su voto.

El exconseller de Interior Joaquim Forn y los líderes independentistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart asumieron ayer en el Tribunal Supremo que las vías constitucionales son las únicas válidas para defender la independencia.

Forn pidió al Tribunal Supremo que lo deje en libertad porque, pese a que los atestados policiales le han “satanizado” para darle un perfil de “criminal desatado”, nunca puso a los Mossos d’Esquadra “al servicio del proyecto independentista del Govern”.  En su escrito, pide su libertad provisional al magistrado Pablo Llarena, ante quien se desvinculó del dispositivo policial de los Mossos con motivo del referéndum del 1-O y durante el acoso a la comitiva judicial en el registro a la consellería de Economía del pasado 20 de septiembre.

Forn, que en su escrito insiste en que no repetirá de conseller de Interior, remarca que ante Llarena ya expresó ayer “sin ambigüedades, reservas o ambivalencias semánticas” que su “convicción y voluntad firme” se sitúan en “desplegar su actividad política en relación a los fines de consecución de un Estado propio para Cataluña con sujeción al marco y cauces normativos que de la Constitución de 1978 y el Estatut de 2006 contemplan”.  Además, ha negado que los Mossos fueran pasivos el 1-O y el 20 de septiembre y se desvincula de los operativos policiales de esas dos jornadas.

Por su parte, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart han asumido también en Supremo que las vías constitucionales son las únicas válidas para defender la independencia.

De este modo,  aseguraron: “reconozco la Constitución y las resoluciones judiciales” (Forn), “el único referéndum con validez sería el que convocara el Estado” (Cuixart). Sánchez confesaba que existía una hoja de ruta independentista. Los tres comparecientes han querido demostrar, aparentemente, su nula voluntad de reincidir en el delito y su deseo de cooperar con la Justicia. Ese riesgo de reincidir en el delito fue el argumento usado por el magistrado que sigue el caso por el proceso independentista, Pablo Llarena, para mantenerles en prisión provisional. EFE

 

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis