Somos la piel del Planeta (y el FICMA se pone #EnSuPiel)

El Festival Internacional de Cine de Medio Ambiente (FICMA) de Barcelona, el más antiguo del mundo en su género, se está celebrando hasta el 10 de noviembre en la Ciudad Condal. De las más de 2.600 películas presentadas, hemos seleccionado una programación que supera a las 140. Confiemos en que nos ayuden a reflexionar acerca de nuestro rol de "piel del planeta".
Claudio Lauria. 
Presidente y fundador del FICMAClaudio Lauria. Presidente y fundador del FICMA

 

A lo largo de mi vida, tanto en lo personal como profesional, en muchas circunstancias me he puesto -como se suele decir a pie de calle- “en la piel” del otro. Seguramente, muchos, también, se han puesto en la mía, y me consta.

¡Qué sencillo es cuando hay un motor que se enciende en las entrañas y nos mueve hacia el otro! Ese acto de solidaridad, de comprensión, ha sido, a lo largo de nuestra historia como civilización y como seres vivos, una manera de construir puentes, de entramar el tejido que ha dado lugar a la empatía, a la concordia, al diálogo, al entendimiento.

Vamos aprendiendo desde pequeños a distinguir el bien del mal, a saber que produce dolor y desgarro, alegría y emociones.

La educación, junto a las experiencias de vida, nos va abriendo puertas y ventanas a través de las cuales descubrimos un mundo maravilloso, un planeta fascinante, unas culturas que distan mucho de las nuestras, de nuestras costumbres y creencias. Poco a poco se va componiendo un todo del que somos parte de esa nuestra gran casa, nuestro gran hogar, eso que se llama Planeta Tierra.

Los miles y millones de personas y seres que lo habitamos, necesitamos de él, respiramos por él, nos alimentamos de él, crecemos y morimos en él. Es un cuerpo enorme que soporta las embestidas y atropellos de aquellos que no escuchan sus latidos, esos que con sus manos le despedazan sin piedad y contemplación, produciéndole heridas a veces irreversibles.

Y entre tanto desquicio y saqueo, entre tanta ignorancia y avaricia, parece que muchos de nuestra especie no pueden, no saben o no quieren entender que cada mella, cada sequía, cada tala, cada tropelía, no sólo se la hacen al cuerpo del planeta, sino también a todos esos seres vivos que, de este a oeste y de sur a norte, le envolvemos, transitamos y protegemos.

¿Tomaremos algún día plena conciencia que somos su piel? ¿La piel del Planeta?

Pero ¿qué es la piel? Es mucho más que un órgano de 2 metros, el mayor de todos, y que con sus casi 5 kilos, nos cubre y protege.

Es como el corazón: vibra, late y es capaz de mostrarnos la emoción, cuando los poros se erizan por nostalgias, alegrías o recuerdos.

Es donde el sol nos deja sus huellas, donde el frío nos hace tiritar, donde las huellas del tiempo nos arrugan como una hoja de papel.

Es tan fuerte como un roble y tan frágil como el cristal.

Resiste la embestida de los palos de apabullar ideas y es tan resiliente y revolucionaria que es capaz de juntarse con otras pieles cuando la vida peligra.

Es impermeable y solidaria. Un trozo de ella es capaz de crear nuevas pieles y multiplicarse; por eso es cómplice y generosa.

Es donde las cicatrices nos rememoran tiempos de combates, heridas de un pasado que, con seguridad, nos aportó y aportará enseñanzas.

Es piel porque vive, porque siente, porque sufre, porque ama. Piel blanca, piel negra, pieles suaves y curtidas.

Es piel porque, al igual que el resto de los órganos de personas y animales, se puede enfermar y curar.

Es piel porque nos sana y acurruca, es como una madre eterna, vigía tierna y serena.

Es piel porque nos hace vibrar cuando le tocan con suavidad, con cariño y destreza.

Es piel porque nos hace llorar si la mutilan, si la hieren, si la violentan.

¡Sí! Tú eres piel, ellas y ellos son piel. Piel de vida y de muerte.

Piel de hombres, piel animal, piel amiga. Ahora, tal vez, que hay más información en tu tablet, vídeos en tu teléfono y documentales en los cines, sabes más sobre tu piel, sobre la piel de ellas y ellos.

Ahora, quizá, cuando la piel del planeta se resquebraja, puede que le des tanta importancia como a tu corazón, como a tu mente, como a la vida misma.

Ahora que sabes más sobre otras pieles, ¿qué crees que sentirán ellas en estos tiempos convulsos, cuando toda el agua del Mediterráneo no es capaz de calmar la sed de los bárbaros; cuando las vidas sólo se cuentan en cifras?.

Ahora ¿cómo crees que aguantarán cuando las libertades caminan en el filo, cuando la paz es un milagro entre los vivos?.

Tal vez mañana tu piel puede ser una de todas esas pieles.

Tal vez mañana, o cuando menos lo imagines, ya sea demasiado tarde, como dijo el poeta.

¿Seremos capaces de ser más que nunca la piel del Planeta?.

¿Seremos capaces de ponernos #EnSuPiel y empezar a curar las heridas?.

Nuestro Festival de Cine de este año está en marcha. Seguiremos nuestra reflexión en 2018 con la Muestra Itinerante del FICMA en España, en México con la ONU-Medio Ambiente, y en el resto de América con la Organización de Estados Americanos (OEA), tal y como venimos haciendo desde hace 7 años, hasta llegar al próximo noviembre y celebrar un cuarto de siglo de vida.

Claudio Lauria, presidente y fundador del FICMA

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Firmas

imagen

imagen