ESPAÑA GOBIERNO

El socialista Sánchez suma apoyos para sustituir a Rajoy en el Gobierno español

El líder de los socialistas españoles, Pedro Sánchez, será elegido previsiblemente este 1 de junio presidente del Gobierno en sustitución del conservador Mariano Rajoy, ya que suma suficientes votos para materializar una moción de censura.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez , ha impulsado una moción de censura contra el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. EFE/El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez , ha impulsado una moción de censura contra el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. EFE/ Kiko Huesca

El pasado 25 de mayo, el PSOE presentó en el Congreso esa moción, una iniciativa destinada a cambiar el Gobierno si se alcanza la mayoría absoluta del Congreso y este 31 de mayo, en la primera jornada del debate, Sánchez recopiló anuncios de votos por parte de diversos grupos que le harán acceder mañana a la Jefatura del Ejecutivo.
Durante la jornada se abrió paso la posibilidad de que Rajoy dimitiera, lo que haría decaer la moción de Sánchez y le permitiría seguir en funciones, pero fuentes próximas al líder del centroderecha negaron esa hipótesis y aseguraron que el todavía gobernante acudirá mañana al Congreso a la votación, aunque le sea desfavorable.

Caso Gurtel

La moción socialista llegó al día siguiente de que la Audiencia Nacional hiciera pública la sentencia del caso Gürtel, una trama de sobornos y pagos entre varios cargos del PP y empresarios en la que incluso el partido de Rajoy fue condenado por beneficiarse de esa red.
La “higiene democrática” fue el argumento usado por Sánchez para sustentar la moción y la exigencia de dimisión por parte de Rajoy,
“Dimita ahora y todo terminará. Su tiempo acabó. Dimita y esta moción de censura habrá acabado aquí y ahora”, lanzó Sánchez a Rajoy, a quien recriminó su “incapacidad” de asumir sus responsabilidades políticas tras la sentencia “demoledora” de Gürtel.
Por su parte, Rajoy criticó a los socialistas por tener, a su juicio, una visión “interesada y manipulada” de la sentencia de la Audiencia Nacional.
El conservador calificó la iniciativa socialista de “temeraria” y que responde a “los afanes” de su líder, Pedro Sánchez, al que acusó de querer llegar al poder sin tener la confianza de las urnas y, además, de la mano de un conjunto dispar de partidos, entre los que están los nacionalistas catalanes, partidarios de la independencia.
Para Rajoy, la iniciativa socialista daña la estabilidad económica y política de España, un argumento del que Sánchez discrepó, por considerar que ha sido el Gobierno del PP el que ha perjudicado la cohesión social y territorial de España.

Un gobierno cumplidor con sus deberes

Si gana la moción de censura Sánchez (Madrid, 1972) se comprometió a presidir un Gobierno que sería “socialista, paritario, europeísta, garante de la estabilidad presupuestaria y económica y cumplidor con sus deberes europeo”.
Sánchez aseguró que trabajará por garantizar la estabilidad institucional, económica, social y territorial e impulsará el consenso necesario para convocar elecciones, aunque no dio fecha.
El líder socialista necesita al menos 176 de los 350 escaños del Congreso, y podría alcanzar 180.
Aglutinará los votos de la coalición de izquierdas Unidos Podemos, así como de pequeñas formaciones nacionalistas, algunas de ellas abiertamente secesionistas, como las catalanas ERC y PDCat.
Todos ellos criticaron al PP por sus vínculos con la corrupción y pidieron a Sánchez diálogo para superar el contencioso soberanista, mientras los nacionalistas moderados vascos del PNV, decisivos, mantuvieron el suspense hasta el último momento.
El aspirante socialista se comprometió a respetar los Presupuestos del Estado, que el PNV negoció con el Gobierno del PP y que suponen importantes inversiones para el País Vasco, a pesar de que hace poco más de una semana el PSOE votó en contra de esas cuentas.
Si mañana sale adelante, será la primera vez que el Congreso español apruebe una moción de censura en las cuatro ocasiones en que se ha debatido desde 1980.
La actual legislatura está casi en su ecuador y acabará en junio de 2020, aunque el presidente del Gobierno tiene la facultad de adelantar los comicios.

imagen

imagen