PUBLIO CORDON

Silva Sande se somete a una prueba de la verdad para encontrar a Publio Cordón

El excomponente del Grapo Fernando Silva Sande, condenado por el secuestro del empresario soriano Publio Cordón, será sometido a la misma prueba que Miguel Carcaño (la P300), y a otra complementaria, denominada N-400 y que se "aproxima más a un test de la verdad-mentira", para ayudar a encontrar el cadáver del empresario.
Numerosas actuaciones judiciales, policiales y revindicativas se han llevado a cabo para esclarecer el paradero del empresario Publio Cordón. EFE/BarNumerosas actuaciones judiciales, policiales y revindicativas se han llevado a cabo para esclarecer el paradero del empresario Publio Cordón. EFE/Barriopedro.

El neurofisiólogo José Ramón Valdizán, quien dirigirá esta prueba en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, ha desvelado a EFE que la prueba N-400 se basa en el mismo método que la P300 -es decir el cerebro emite ondas ante un estímulo, una imagen que pueden ser fotografías o texto- si bien puede ofrecer nuevos datos, ya que “discrimina” todo lo que es mentira y se aproxima “más a lo que sería realmente un test de la verdad”.

El objetivo de la prueba a Silva Sande, que está autorizada por el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez y para la que por el momento no se ha fijado fecha, es ayudar a encontrar el cadáver de Publio Cordón, nacido en 1937 en Villar de Maya (Soria), secuestrado el 27 de junio de 1995 en la capital aragonesa y que presuntamente falleció en el sur de Francia.

El empresario Publio Cordón Munilla, fundador de la aseguradora Previasa y del Grupo Hospitalario Quirón, fue secuestrado por los GRAPO el 27 de junio de 1995 cuando practicaba “footing” en los alrededores de su casa de Zaragoza.

Mes y medio después la familia pagó en París un rescate a los secuestradores de 400 millones de pesetas, pero Publio no apareció y su paradero se convirtió en un misterio que generó numerosas hipótesis.

Tres de los secuestradores del empresario, José Ortín, Enrique Cuadra Echeandía y Concepción González, fueron detenidos en noviembre de 1995 y condenados por la Audiencia Nacional en 1998 por el secuestro.

Sin embargo, siempre mantuvieron que liberaron al empresario tras cobrar el dinero, pero que éste huyó tras negársele un DNI falso. De ahí que una de las versiones circulantes fuera la de su “huida” a un lejano país para disfrutar de su fortuna en solitario.

Pero también la investigación barajó la posibilidad de que Cordón falleciera durante el cautiverio y que el GRAPO silenciara su muerte para poder cobrar el rescate.

En diciembre de 2007 la Audiencia Nacional condenó al dirigente del GRAPO Fernando Silva Sande a 28 años de prisión por el secuestro, mientras absolvía a Manuel Pérez Martínez, “Camarada Arenas”, y a Isabel Llaquet.

Un año después el propio Silva Sande declaró a la Justicia que Cordón murió al saltar por una ventana cuando se encontraba secuestrado y que él mismo enterró su cadaver en el sur de Francia, por lo que el juez Grande Marlaska ordenó buscar el cuerpo de Cordón que, por ahora, no ha sido hallado.

Esta versión fue confirmada por el ministro del Interior, Jorge Fernández, tras la detención el 19 de julio de 2012 en Sevilla de José Antonio Ramón Teijelo y Manuela Ontanilla Galán y en Cádiz de Vicente Sarasa Cecilio, miembros del GRAPO implicados en el secuestro, así como la localización de la casa en Lyon (Francia) donde Cordón estuvo encerrado en un “armario zulo cerrado con una cadena” de la segunda planta.EFE/Doc

 

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos