Serra, “muy tranquilo” tras declarar por Catalunya Caixa

El expresidente de Catalunya Caixa Narcís Serra ha dicho tras declarar en la Audiencia Nacional por el presunto agujero patrimonial de más de 720 millones de euros en la entidad que "ha entrado muy tranquilo y salgo aún más tranquilo", y se ha mostrado convenido de que "todo acabará bien".
EFE/Archivo EFE/Archivo

Serra comparecía en la Audiencia Nacional en calidad de investigado por el perjuicio causado a la entidad mediante operaciones inmobiliarias supuestamente irregulares entre 2000 y 2013.
Narcís Serra, que fue vicepresidente del Gobierno con Felipe González entre 1991 y 1995, llegó a la presidencia de Catalunya Caixa diez años después de dejar la política, tras unos años centrado en el sector privado, como consejero de las filiales de Telefónica en Brasil y Chile.
En 2005 se puso al frente de Catalunya Caixa, fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona, entidad que recibió un total de 13.221 millones de euros en ayudas públicas.
La causa investiga una serie de operaciones inmobiliarias efectuadas entre los años 2000 y 2013, en las que la caja entró con una participación de aproximadamente el 50 % junto con otros socios, y que posteriormente instrumentalizó a través de su filial Promotora Catalunya Mediterránea (Procam).
La Fiscalía Anticorrupción considera que los órganos de gobierno de la entidad aprobaron intervenir en promociones inmobiliarias en España, Polonia y Portugal en las que se adquirían terrenos no urbanizables o incluso afectados por resoluciones legislativas que los calificaban de especial interés, lo que suponía “un riesgo en la inversión”.
De este modo, la caja habría adquirido inmuebles y “compromisos económicos relevantes” y habría concedido créditos “desproporcionados”.
Economista y político español, Narcís Serra Serra (Barcelona, 1943), con el PSOE fue ministro de Defensa (1982) y vicepresidente del Gobierno (1991 y 1993). Dimitió en 1995 por el escándalo de las escuchas ilegales del CESID.
De 1996 a 2000 fue secretario general del PSC.
En 2005 fue nombrado presidente de Caixa Catalunya, cargo del que dimitió en 2011. Y en septiembre de 2013 fue imputado por percibir “retribuciones e indemnizaciones desproporcionadas” en Catalunya Caixa.

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas