EEUU PARALIZACION

Obama firma la ley que permite la reapertura de la Administración y eleva el techo de deuda

El presidente estadounidense, Barack Obama, firmó hoy la ley de presupuesto que permite la reapertura de la Administración federal y eleva el techo de deuda, con lo que se pone fin definitivamente a la crisis fiscal que ha vivido el país.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (2i), conversa con el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., John Boehner (izda), junto aEl presidente de Estados Unidos, Barack Obama (2i), conversa con el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., John Boehner (izda), junto a los senadores Harry Reid (2d), y Mitch McConnell, durante una reunión sobre los presupuestos. EFE/WILLIAM AUTH ***POOL***

 

La ley entra en vigor con lo que se garantizan los fondos para la reapertura de la Administración hasta el 15 de enero y se sube el tope de endeudamiento hasta el próximo 7 de febrero, lo que  evita la suspensión de pagos de EE.UU.

Los líderes demócratas y republicanos en el Senado llegaron a un histórico acuerdo para evitar que el país se declare en suspensión de pagos, a menos de 24 horas de que se alcanzara el techo de la deuda y reabrir la Administración federal.

La situación que vive el país tiene su origen en la redacción original de la Constitución de los Estados Unidos, que da la potestad de pedir dinero en préstamo exclusivamente al Congreso, compuesto por la Cámara de Representantes y el Senado, posibilidad que le era negada al Gobierno encabezado por el presidente.

La entrada del país en la Primera Guerra Mundial obligó a alcanzar un pacto que dio la posibilidad al Gobierno a endeudarse aunque bajo control del Congreso, que era quien marcaba el límite de la deuda.

Esta singularidad del sistema político estadounidense, que además exige que las decisiones del Congreso se tomen con el acuerdo de las dos Cámaras, ha sido utilizado por la oposición contra presidentes que no contaban con apoyos suficientes parlamentarios.

El último presidente en sufrir este condicionante ha sido Barack Obama enfrentado por el control del déficit público con la Cámara de Representantes, en manos republicanas.

En julio de 2011, la falta de mayoría obligó al presidente a negociar con sus rivales un techo en la deuda de 16,3 billones para garantizar el funcionamiento de la administración.

En contrapartida tuvo que aceptar la “Budget Control Act” 2011 (Ley de Control del Presupuesto), que suponía una reducción del déficit de 1,2 billones de dólares en diez años.

Al finalizar el año 2012 se superó el techo marcado en el pacto y el país se vio frente a una situación bautizada por los medios de comunicación como “fiscal cliff” (abismo fiscal). En la práctica, la situación abocaba a una subida de impuestos, tanto para los trabajadores como para la clase alta, y u n drástico recorte del gasto público.

Las negociaciones para alcanzar un pacto fiscal se complicaron por la negativa rotunda de los republicanos a cualquier subida de impuestos. Aunque el 2 de enero de 2013 las partes acordaron situar en 450.000 dólares el límite para gozar de beneficios, la solución al problema fue sólo temporal.

Dos meses después, el 1 de marzo, ante la negativa de la mayoría republicana enla Cámara de Representantes a aprobar los presupuestos presidenciales para 2013, Barack Obama invocó la figura del “sequester”.

El “sequester”, que implica una drástica reducción del gasto público, fue creado durante las negociaciones de 2011 en un intento de presionar a republicanos y demócratas.

Aunque el horizonte inmediato era descorazonador, ya que que los fondos del gobierno para el presente año fiscal expiraban el 27 de marzo, finalmente un día antes de acabar el plazo el presidente Obama firmó una ley que otorgaba financiación al Gobierno federal hasta el 30 de septiembre.

Los problemas para Obama se repitieron cuando llegada la fecha  los republicanos amenazaron con no prorrogar los presupuestos si no se retiraba la partida de fondos a la reforma sanitaria promulgada por el Presidente en 2010.

Aunque finalmente el 27 de septiembre el Senado aprobó un presupuesto temporal en el que quedó suprimida la exigencia republicana, dos días después la mayoría republicana en la Cámara de Representantes lanzó un órdago a la Casa Blanca y aprobó un plan presupuestario que atacaba la reforma sanitaria que fue rechazado por el Senado.EFE/DOC

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen