Seis claves sobre Siria y el fracaso de sus negociaciones de paz

Ya hace tiempo que el coste en vidas humanas de la guerra civil en Siria ha adquirido proporciones genocidas. Los últimos cálculos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con base en Londres, suman un total de 136.227 muertos, de los que al menos 47.998 serían civiles no combatientes.
Fotografía distribuida el pasado 5 de octubre de 2012, donde un padre sirio sujeta en sus brazos a su hijo muerto, tras la cadena de atentados que caFotografía distribuida el pasado 5 de octubre de 2012, donde un padre sirio sujeta en sus brazos a su hijo muerto, tras la cadena de atentados que causó más de 30 muertos en la ciudad siria de Alepo. EFE/Archivo/Maysun

Jesús R. Martín

Naciones Unidas, por su parte, estima que Siria ha producido más de nueve millones de desplazados, con dos millones que buscan refugio en países como Jordania, Líbano, Turquía o intentan llegar desesperadamente a Europa Occidental. Además de toda la desestabilización sectaria que el conflicto iniciado en marzo de 2011 ha supuesto para su vecindario.

Durante estos tres años no ha faltado tampoco el confirmado uso de cargas químicas, que ha llevado a la gran pirueta internacional de orquestar un desarme de armas de destrucción masiva en mitad de un conflicto armado.

Frente a toda esta tragedia sin final a la vista, la primera ronda de ocho días de negociaciones en Ginebra solo ha producido una sobredosis de resentimiento y una espiral de violencia sobre el terreno. De hecho, enero habría terminado como el mes más sangriento de esta guerra con una estimación de 5.800 víctimas mortales.

 1.- ¿Cuál es el balance de las negociaciones iniciadas en Ginebra?

 El diplomático argelino Lajdar Brahimi, mediador oficial en el proceso de paz para Siria, ha reconocido que no se ha logrado ningún progreso sustancial durante la primera ronda de negociaciones entre el régimen de Damasco y la oposición. A su juicio, solamente existe un punto de partida muy pequeño para avanzar de cara a una nueva cita prevista para el 10 de febrero.

Ambas partes habrían admitido teóricamente la tutela de Naciones Unidas planteada el verano pasado tras el uso de armas químicas. Tanto el gobierno del presidente Al Asad como los rebeldes estarían de acuerdo en que el futuro de Siria sólo debe ser decidido por su propio pueblo, sin interferencias exteriores, directas o indirectas, con respeto a la soberanía y la unidad territorial del país.

La única medida concreta lograda han sido una serie de treguas muy puntuales para permitir la distribución de limitada ayuda humanitaria pero sin llegar a aliviar la desesperada situación en ciudades sitiadas como Homs y Aleppo.

 2.- ¿Qué dice el gobierno de Siria?

Wallid al Mualem, ministro de Exteriores sirio, ha reprochado la falta de madurez y representatividad de los opositores encuadrados en la llamada Coalición Nacional. A su juicio, en Siria no hay grupos armados moderados, “todas son organizaciones terroristas”.

El gobierno de Siria ha insistido en que no va a negociar ninguna entrega de poder y que su prioridad es concentrarse en lo que Damasco considera como su particular guerra contra el terrorismo.

El presidente El Asad, con un legado de cuarenta años de dictadura familiar hereditaria, también ha indicado que contempla la “significativa” posibilidad de presentarse a un tercer mandato en las elecciones previstas para junio.

El régimen, a través de Ali Haidar, ministro cuya irónica cartera es la de Reconciliación Nacional, ha sentenciado el proceso negociador diciendo: “No hay que esperar nada de Ginebra II. Ni Ginebra II, ni Ginebra III, ni Ginebra X solucionará la crisis siria. La solución ha comenzado y continuará a través del triunfo militar del Estado”.

 3.- ¿Cuál es el mensaje de la oposición? 

El portavoz opositor Louay Safi ha insistido en que el régimen de Damasco no tiene deseo alguno de poner fin a la guerra y negociar seriamente sobre una transferencia de poder. Con la advertencia de que la oposición, cada vez más dividida e infiltrada por fuerzas vinculadas a Al Qaida, no está dispuesta a participar en conversaciones “sin fin” y sin garantías sobre la salida del presidente El Asad.

Según ha explicado Safi, su prioridad de cara a la próxima ronda negociadora es la creación de un órgano de gobierno transitorio: “Con todos los poderes ejecutivos, el político, el de seguridad y el militar, que ponga fin a la violencia e inicie una transición política”

4.- ¿Cuáles son los parámetros de esta negociación?

 El marco negociador se encuentra en el llamado comunicado de Ginebra, emitido en junio de 2012 por el Grupo de Acción para Siria respaldado por la ONU. El comunicado plantea una ambiciosa perspectiva de futuro para todas las partes enfrentadas en Siria, con claros pasos y un calendario firme. Los puntos clave para esa transición serían:

– Establecimiento de un cuerpo de gobierno provisional con poderes ejecutivos completos que podría incluir a miembros del actual gobierno y la oposición, y que debería formarse en base a un mutuo consentimiento.

– Participación de todos los grupos y segmentos de la sociedad siria en un proceso de relevante diálogo nacional.

– Revisión del orden constitucional y sistema legal.

– Elecciones libres y multipartidistas para designar las nuevas instituciones y puestos establecidos.

– Total representación para las mujeres en todos los aspectos de la transición.

 5.- ¿Cómo progresa el desarme de armas químicas?

El proceso de entrega del arsenal químico acumulado y utilizado por el régimen del presidente El Asad avanza con lentitud. Rusia ha indicado que en las próximas semanas se producirá una masiva entrega y que los plazos establecidos se cumplirán para marzo.

Hasta el momento, solamente se han entregado unas 30 toneladas (menos del 5 por ciento) de las 630 toneladas de material químico etiquetado como “prioridad uno” y la misma cantidad del contingente con “prioridad dos”. La salida de los productos químicos de “prioridad uno” se tendría que haber completado el 31 de diciembre, mientras que el material de “prioridad dos” se tendría que haber sacado de Siria en la primera semana de febrero.

El gobierno de Damasco, a pesar de toda la ayuda internacional para cumplir con estos plazos, insiste en que los retrasos se deben a graves problemas de seguridad y logística.

6.- ¿Qué se puede esperar de la siguiente ronda negociadora?

Ante una tragedia humanitaria, se supone que Estados Unidos y sus aliados deberían redoblar sus presiones para conseguir el establecimiento de corredores de ayuda humanitaria y lograr treguas en frentes como el de Aleppo.

Según ha indicado la británica Valerie Amos, encargada de coordinar la ayuda de Naciones Unidas, “mientras las discusiones continúan para intentar buscar un solución política a la crisis, hombres corrientes, mujeres y niños mueren sin necesidad por todo el país, y otros están desesperados por conseguir comida, agua potable y asistencia médica”.

El secretario de Estado, John Kerry, ha avanzado que la Administración Obama está considerando “opciones” para facilitar la distribución de ayuda humanitaria en Siria pero sin llegar a identificar medidas punitivas contra el régimen de Damasco por estar utilizando el sufrimiento de la población civil como arma de guerra.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen