Seis claves para entender lo que está pasando en Irak

Irak lucha por mantener el orden en la provincia de Al Anbar, de mayoría suní, donde se producen duros enfrentamientos entre miembros de Al Qaeda, milicianos tribales suníes y las fuerzas de seguridad iraquíes por el control de las ciudades iraquíes de Faluya y Ramadi.
Tiradores suníes toman posición en la ciudad de Ramadi, capital de la provincia Al Anbar, el pasado 30 de diciembre de 2013. EFE/Archivo/Mohammed JaTiradores suníes toman posición en la ciudad de Ramadi, capital de la provincia Al Anbar, el pasado 30 de diciembre de 2013. EFE/Archivo/Mohammed Jalil

1.- ¿Por qué Irak se encuentra de nuevo al borde de una guerra civil?

El gobierno de Irak ha perdido el control de Ramadi y Faluya. Son las dos principales ciudades, que suman un millón de habitantes, en la conflictiva provincia de Anbar. Básicamente, esta rebelión forma parte del visceral y reiterado cisma dentro del Islam entre suníes y chiíes. Los suníes de Irak son mayoría en Anbar y ocuparon, pese a su carácter minoritario, un lugar de privilegio en el régimen de Sadam Husein. Los chiíes dominan ahora el gobierno de Nuri Al Maliki, primer ministro y comandante en jefe de las fuerzas armadas iraquíes. Tras la retirada de Estados Unidos en 2011, los suníes se han considerado cada vez más discriminados y agraviados, cristalizando de nuevo su rebeldía tras la violenta detención de un prominente líder y el desalojo de un campamento de protesta.

2.- ¿Cuál es el papel de Al Qaeda en este conflicto?

En la ciudad de Faluya, yijadistas encuadrados en el Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL, grupo vinculado a Al Qaeda) han unido fuerzas con fuerzas tribales suníes en su rebelión contra el gobierno de Bagdad. En la cercana Ramadi, capital de la provincia de Anbar, las tribus suníes también han tomado el control. Algunos miembros del EIIL han intentado controlar determinados barrios pero han terminado enfrentándose con los rebeldes locales. De alguna forma, el EIIL con unos estimados 12.000 efectivos armados ha conseguido unir fuerzas y crear un frente que abarca desde Irak a Siria, convirtiéndose en una de las facciones más fuertes entre los opositores al régimen de Damasco.

3.- ¿Qué coste ha tenido por el momento esta rebelión?

Aunque de difícil confirmación, se baraja la cifra de trescientos muertos durante la última semana de combates y un significativo número de desplazados en búsqueda de refugio en Bagdad y otras provincias iraquíes. En estos días se han registrado múltiples ejecuciones sumarias, liberación en masa de prisioneros, destrucción de comisarías, apropiación de armas y ocupación de mezquitas. Rodeados por fuerzas militares leales al gobierno de Al Maliki, la aterrorizada población civil que permanece en Ramadi y Falayu empieza a sufrir graves problemas de suministros básicos.

4.- ¿Cuáles son los antecedentes de violencia sectaria en la provincia de Anbar?

Con una población total estimada en más de un millón y medio de habitantes, la provincia de Anbar es la mayor de Irak, limítrofe con Jordania, Arabia Saudí y Siria. La mayoría son musulmanes suníes, vinculados a la tribu Dulaim. Durante la invasión ordenada por la Administración Bush, la provincia de Anbar infiltrada por Al Qaeda fue con diferencia el campo de batalla más costoso para las fuerzas Estados Unidos. Casi un tercio de las 4.500 bajas mortales registradas por el Pentágono durante ocho años de conflicto, cayeron en los intentos de pacificar esa provincia. La sangría terminó en 2006 cuando el general David Petraeus logró negociar y convencer a los insurgentes suníes para hacer frente común contra Al Qaeda. Un entendimiento y reciprocidad -articulado a través deldenominado “Sahwa” (consejos del Despertar, que llegaron a contar con 100.000 milicianos) que el gobierno de Irak no ha logrado mantener.

5.- ¿Qué respaldo internacional está consiguiendo el gobierno de Irak?

De forma simultánea pero por motivos diferentes, el gobierno de Irak ha acumulado muestras de solidaridad por parte de Estados Unidos e Irán, el antiguo enemigo persa y chií de Sadam Husein. Tanto Washington como Teherán han ofrecido ayuda militar pero descartando la posibilidad de reforzar con tropas propias al gobierno de Al Maliki, que dispone de casi un millón de efectivos encuadrados en sus fuerzas militares, policiales y servicios de inteligencia. Según ha recalcado el secretario de Estado, John Kerry, se trata de un conflicto que compete exclusivamente a los iraquíes, sin opción a la vista para volver a desplegar tropas americanas.

6.- ¿En qué consiste la ayuda militar que está acelerando la Administración Obama?

Desde Washington se estaría extrapolando la situación en la provincia de Anbar a la de los territorios tribales en Pakistán. El ofrecimiento acelerado de asistencia militar por parte de la Administración Obama se centra en aviones no tripulados (drones ScanEagle) y misiles Hellfire. Una munición aire-tierra que Estados Unidos empezó a desarrollar al final de la Guerra Fría para destruir blindados y que desde la guerra de Afganistán se ha convertido en el arma recurrente para eliminar cabecillas terroristas en zonas de difícil acceso. No obstante, el gobierno Irak desearía contar con otro tipo de arsenal de ataque mucho más contundente como docenas de helicópteros Apache.

– Accede a más contenidos y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen