70 ANIVERSARIO DESEMBARCO NORMANDÍA

Se cumplen 70 años del desembarco de Normandía

Protagonizaron el "día D" unos 250.000 efectivos, paracaidistas, bombarderos y buques de guerra que cruzaron las playas del norte de Francia para liberar a una Europa tomada por el régimen nazi.
EFE/Archivo/AAEFE/Archivo/AA

El desembarco aliado en Normandía supuso el transporte iniciado el 6 de junio de 1944 -“el día más largo”- de unos 250.000 hombres, que apoyados por paracaidistas, bombarderos y buques de guerra cruzaron las playas del norte de Francia para liberar Europa, ocupada por los alemanes.

La Operación Overlord fue el nombre en clave utilizado por los aliados para referirse al plan, que concluiría con la liberación de París, el 25 de agosto.

Destacó por encima de todos los combates, el librado en la playa de Omaha, donde los alemanes, mejor preparados, opusieron una dura resistencia.

Aquel 6 de junio, una flota compuesta por 13 divisiones, entre buques y lanchas anfibias, irrumpió en las playas de Omaha y Utan, mientras otras tres divisiones aerotransportadas se lanzaron por la retaguardia germana para asegurar la cabeza del desembarco.

El ataque sorprendió a los alemanes que, engañados, esperaban el ataque por Calais. Pese a ello, la defensa de la costa fue tenaz y los aliados sufrieron, en un solo día, 3.000 bajas.

El “día D”, en aquel 6 de junio, los aliados iniciaron el desembarco de un ejército de más de 150.000 soldados (73.000 norteamericanos y 83.000 británicos y canadienses) sobre las playas de Normandía: La invasión aliada de Francia acababa de arrancar.

Las tropas alidas, al mando del general Eisenhower, superaron las defensas del mariscal alemán Erwin Rommel. La primera oleada americana quedó destrozada. Murió el 50% del contingente. Los soldados estadounidenses tenían que abrirse paso con explosivos para superar la cantidad de vallas y barricadas que los alemanes habían montado, todo bajo el incesante fuego alemán.

La supremacía aérea anglo-norteamericana fue decisiva para el éxito de la operación. Los aviones aliados destrozaron la mayor parte de los puentes sobre el Sena y el Loira, impidiendo que los alemanes pudieran enviar refuerzos a Normandía.

A ello se unió la dificultad de los alemanes en cubrir 4.800 kilómetros de costa entre la frontera española y Holanda, además de continuas desavenencias y contradicciones en el mando militar alemán sobre dónde tendría lugar el desembarco y cómo se le debía hacer frente.

Finalmente el Ejército americano tomó la playa, pero el precio fue muy alto. En un día, y sólo en Omaha, murieron 3.000 soldados estadounidenses y otros 13.500 resultaron heridos.

El espía doble español Juan Pujol García jugó un papel fundamental en la estrategia aliada al conseguir engañar a Hitler y al Alto Estado Mayor alemán, convenciéndoles de que el plan en Omaha era una trampa y que el verdadero desembarco iba a realizarse en las proximidades de Calais.

Los aliados lograron desembarcar a más de 160.000 soldados en Normandía, pero el precio fue demasiado caro: 68.000 muertos y 162.000 heridos. En el bando alemán registró 150.000 bajas y 150.000 heridos.

El éxito del cruento desembarco permitió el rápido avance militar aliado hacia el corazón de Francia, la toma de París, uno de los puntos clave en la derrota del III Reich. EFE/DOC

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos