7 de JULIO: SAN FERMÍN

Sanfermines, unas fiestas que se remontan a la Edad Media

Las fiestas, basadas en actos religiosos en honor a San Fermín, comenzaron antes del siglo XII, mientras que la unión de las ferias comerciales y las corridas de toros se remontan al siglo XVI. us orígenes, como hoy se conocen, arrancan en 1590, unos Sanfermines con un programa entonces más breve en el tiempo que el actual pero en el que, como ahora, se mezclaban la fiesta y la religión.
Sanfermines, unas fiestas que se remontan a la Edad Media

Pamplona se vistió ayer -6 de julio-  de blanco y rojo cuando a las doce del mediodía, el presidente de Cruz Roja en la capital navarra, Mikel Martínez, lanzó desde el balcón principal del Ayuntamiento el tradicional chupinazo, con el que comenzaron nueve días ininterrumpidos de fiesta.          

Los orígenes de los  Sanfermines se remontan a la Edad Media, aunque su fama internacional en parte está relacionada a la difusión que dio de sus encierros y corridas de toros, el escritor norteamericano Ernest Hemingway, a mediados del siglo XX.

La festividad de San Fermín,  -que es el patrón de toda Navarra, no de la ciudad de Pamplona-,  se celebraba el 10 de octubre pero en el siglo XVI, y debido a que  a esas alturas del año hace ya  mal tiempo, el Ayuntamiento de Pamplona solicitó al obispo, en 1590, trasladar la festividad al 7 de julio,  petición que fue aceptada.  

Coincidía, además,  que en este mes de julio se celebraban en Pamplona  ferias comerciales y corridas de toros.  De esta forma, se produjo la unión  entre la celebración  religiosa y  la ferial,  en el que los toros jugaban un papel importante.

Desde el siglo XII,  Pamplona  celebraba al inicio del verano, por San Juan,  ferias comerciales, en especial de ganado y, al terminar la estación estival, el 10 de octubre, se celebraba la fiesta religiosa en honor a San Fermín, primer obispo de Pamplona, decapitado en Amiens, y que desde el siglo XIV contaba con corridas de toros.  Fue precisamente en este siglo cuando llega a Pamplona la reliquia de San Fermín que se depositó en la iglesia de San Lorenzo, donde se sigue custodiando actualmente.

Aunque aquellos primeros sanfermines duraron sólo dos días,  ya había pregón, torneo de lanzas, teatro, danzas, procesión y corrida de toros. Para entonces, los Sanfermines contaban con música, gigantes, saltimbanquis y toros.EFE/DOC

Publicado en: Documentos