Sánchez se aferra al cargo y pide que un congreso elija la nueva Ejecutiva

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, decide no ceder a la presión de los críticos, no disolver la Ejecutiva, pese a la dimisión de 17 de sus miembros, y mantenerse en el cargo con la idea de convocar un congreso extraordinario para que los militantes determinen el rumbo del partido.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. Efe-Archivo/Paco CamposEl líder del PSOE, Pedro Sánchez. Efe-Archivo/Paco Campos

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha asegurado que Sánchez sigue siendo el líder del partido a pesar de la maniobra de los críticos de intentar forzar su cese.
“Si quienes temen a los militantes o no quieren que hablen, ¿pueden dirigir el PSOE?. En el PSOE se tiene que tener el respaldo de los militantes para dirigir. No caben atajos, ni artimañas, ni golpes”, ha proclamado Luena.
Las declaraciones de Luena se producen después de que los críticos con la gestión del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hayan entregado las cartas de dimisión de 17 miembros de la Ejecutiva Federal del partido para forzar su cese.
Los encargados de entregar las firmas en la sede socialista de Ferraz han sido el secretario de Política Federal, Antonio Pradas, destacado dirigente de la federación socialista andaluza y número tres del partido, y Eva Matarín, secretaria de Inmigración y afín al exdirigente madrileño Tomás Gómez.
El paso dado por las críticos tiene lugar tres días antes del Comité Federal en el que se iba a someter a votación la propuesta de Sánchez de celebrar el Congreso del partido en diciembre y las primarias para la elección del candidato a la Presidencia el 23 de octubre.
En el Congreso socialista celebrado en julio de 2014 se eligió una Ejecutiva liderada por Sánchez y compuesta por otros 37 miembros.
De ellos, tres ya no pertenecen a la Ejecutiva –el fallecido Pedro Zerolo, el gallego José Ramón Gómez Besteiro y el canario Javier Abreu– lo que provocaría que con 17 dimisiones se podría forzar la salida de Sánchez.
Entre los dimisionarios, y además de Antonio Pradas y Eva Matarín, figuran la presidenta del PSOE, Micaela Navarro; el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; la secretaria de Relaciones Internacionales, Carme Chacón, y el exdirigente madrileño Tomás Gómez.
Además, María José Sánchez Rubio, Mariluz Rodríguez, José Miguel Pérez, Manuela Galiano, Noemí Cruz, Francisco Pizarro, Juan Pablo Durán, Ascensión Murillo, Carlos Pérez y Estefanía Martín.
Según los Estatutos del PSOE, si dimiten “la mitad más uno” de los miembros de la Ejecutiva se tiene que celebrar un Comité Federal extraordinario para nombrar una nueva dirección del partido, lo que se interpretaría como el relevo del secretario general.Efe/Doc

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos