Rusia propone a Occidente una hoja de ruta para una Federación de Ucrania

Rusia propone a Occidente una vía de salida a la crisis provocada por la anexión de Crimea: una hoja de ruta para convertir a Ucrania en una Federación que reconcilie los intereses del este rusoparlante y el oeste europeísta.
El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov (i), y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, reunidos en Londres el 14 de marzo El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov (i), y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, reunidos en Londres el 14 de marzo de 2014. EFE/Archivo/Sean Dempsey

Ignacio Ortega 

“Federación ya no es ni mucho menos una palabra tabú en las conversaciones (con Occidente). No vemos otro camino para el desarrollo estable del Estado ucraniano, que el federativo”, aseguró el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

La hoja de ruta que Moscú propone a Estados Unidos y la Unión Europea fue abordada ayer en París por Lavrov y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien ha amenazado al Kremlin con el aislamiento debido a la incorporación de Crimea.

Lavrov asegura que las potencias occidentales ya tienen en sus manos el boceto de los primeros pasos que debería adoptar Kiev para estabilizar la situación, lo que conviene tanto a los rusos como a los occidentales. Y desafió a encontrar una “fórmula en el marco de un Estado unitario en el que cuando el oeste, el sur y el este celebran diferentes fiestas, honran a distintos héroes, la economía es absolutamente diferente, hablan diferentes idiomas”.

Moscú da por hecho que, de lo contrario, Ucrania perderá también las regiones orientales, las más ricas del país y donde los ánimos separatistas se han propagado como la pólvora desde el derrocamiento de Víktor Yanukóvich a finales de febrero. Es la teoría de “Las dos Ucranias“: el este industrial, minero, próspero y prorruso; y el oeste rural, agrícola, nacionalista y prooccidental.

Para empezar, según el plan ruso, Kiev debe desarticular las bandas ilegales que campan a sus anchas y amedrentan a funcionarios y diputados, y desmantelar el Maidán, corazón de las protestas antigubernamentales, desalojar las calles y los edificios públicos.El segundo paso sería la reforma constitucional en cuya redacción deberían participar todas las fuerzas políticas y regiones de ese país de 46 millones de habitantes.

Una Constitución federativa, que debe reflejar los intereses de todas las regiones, debe ser aprobada a través de un referéndum, tras lo que ya podrían celebrarse elecciones presidenciales, parlamentarias y municipales.

Sea como sea, es improbable que Ucrania acepte esta propuesta, al menos, antes de las elecciones presidenciales, cuya campaña arrancó oficiosamente el sábado con la presentación de candidaturas, entre las que figura la ex primera ministra Yulia Timoshenko.  Por si hubiera alguna duda, Timoshenko, cuya nuevo lema es “Vladímir Putin, el enemigo número 1 de Ucrania”, respondió a la propuesta rusa al abogar por el urgente ingreso en la UE y la OTAN.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es