Rubalcaba deja el escaño y vuelve a la universidad

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, anuncia que el próximo mes de septiembre abandonará su escaño en el Congreso y volverá a la universidad, tras 21 años como diputado.
Rubalcaba saludando.EFE-ARCHIVO/ NACHO GALLEGORubalcaba saludando.EFE-ARCHIVO/ NACHO GALLEGO

Rubalcaba, que hizo este anuncio en el Congreso de los Diputados, fue homenajeado y aplaudido por el pleno de la Cámara y ello después de que el presidente, Jesús Posada, le haya definido como figura del parlamentarismo.
Alfredo Pérez Rubalcaba nació en la localidad cántabra de Solares el 28 de julio de 1951.
Es doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid y profesor titular de Química Orgánica.
Ingresó en el PSOE en 1974, y tras la llegada de los socialistas al Gobierno en 1982, ocupó diversos cargos relacionados con al enseñanza, hasta que el 23 de junio de 1992, fue nombrado ministro de Educación y Ciencia.
En 1993 fue elegido diputado en las elecciones legislativas y designado ministro de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes.
Repitió como diputado en 1996 y en 2000. Ese año, en el 35 Congreso del PSOE, en el que José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido nuevo secretario general, Rubalcaba pasó a integrar el Comité Federal.
En las elecciones del 14 de marzo de 2004, tres días después del 11-M, en los que el PSOE se alzó con la victoria, Rubalcaba que se había hecho cargo de la estrategia electoral, obtuvo diputado y fue nombrado portavoz del partido en la Cámara Baja.
El 7 de abril 2006, y con motivo de la primera remodelación de Gobierno llevada a cabo por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, fue nombrado ministro del Interior.
Considerado uno de los hombres de confianza del presidente, asumió la cartera en pleno proceso de pacificación, tras el alto el fuego permanente declarado por ETA el 22 de marzo de 2006.
Su labor al frente del ministerio durante esta legislatura coincidió también con la puesta en marcha del Mando Único de la Policía y de la Guardia Civil.
Tras las elecciones de 2008, Rubalcaba renovó su escaño y el 14 de abril juró su reelección como ministro del Interior.
Durante esta etapa, la gestión del ministerio estuvo marcada principalmente por los éxitos en la lucha antiterrorista.
Inteligente y gran negociador, virtud ésta reconocida incluso por sus adversarios, en 2010 se convirtió en “hombre fuerte” del Gobierno y figura de referencia, al añadir al cargo de ministro del Interior, el de vicepresidente primero y portavoz del Gobierno.
La crisis económica, el “caso Faisán”, la irrupción de “Bildu” en el panorama electoral, y el pulso lanzado por el movimiento “15-M” durante la jornada de reflexión previa a las elecciones autonómicas y municipales de 2011 fueron los asuntos que le ocuparon desde entonces.
Trabajador infatigable, su labor se vio interrumpida en marzo de 2011 cuando tuvo que ser ingresado en la UCI por una infección tras una biopsia de próstata.
Recuperado, y asumido el descalabro del PSOE en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2011, recibió el aval del Comité Federal del partido para competir en las primarias en las que se elegiría al sucesor de Zapatero en las elecciones generales.
El 8 de julio posterior anunció su deseo de dejar el Ejecutivo de forma inmediata para concentrarse en la candidatura como cabeza de cartel del PSOE y al día siguiente el partido le proclamó oficialmente candidato. El 11 de julio dejó el Ejecutivo.
En las elecciones generales del 20 de noviembre renovó escaño, pero el PSOE obtuvo su peor resultado en unas legislativas.
Elegido secretario general el 4 de febrero de 2012, en el 38 Congreso de Sevilla, trabajó en el diseño de un nuevo proyecto socialista tras la paulatina pérdida de popularidad del partido.
El 26 de mayo de 2014, al día siguiente de las elecciones al Parlamento Europeo en las que los socialistas perdieron 9 de los 23 escaños logrados en 2009, Rubalcaba convocó Congreso Extraordinario para el mes de julio, al que no concurrirá.EFE/DOC