Riu gestionará el hotel del Edificio España

Riu Hotels and Resorts gestionará el hotel que será instalado en el Edificio España de Madrid, cuya propiedad compartirá con el Grupo Baraka, del empresario Trinitario Casanova.
Imagen del Edificio España. EFE/Archivo/Emilio NaranjoImagen del Edificio España. EFE/Archivo/Emilio Naranjo

 

La cadena mallorquina entra en la propiedad del edificio mediante una sociedad de riesgo compartido (joint venture).
Con sus 117 metros de altura, el Edificio España, situado en la madrileña plaza de España fue inaugurado en 1953 como emblema de modernización del régimen franquista, convirtiéndose al mismo tiempo, no sólo en el edificio de hormigón armado más alto de España, sino de Europa.
Fue considerado como modelo de “pequeña ciudad” vertical del Rockefeller Center neoyorquino en Madrid y su inauguración coincidió con la firma del concordato con la Santa Sede y los primeros acuerdos comerciales con Estados Unidos, que pusieron fin al aislamiento internacional de España.
Fue con su halo de “grandiosidad”, emblema y seña de la arquitectura española en los años 40 y 50.
Su construcción duró cinco años y con una inversión de 200 millones de pesetas, rompió moldes con sus 26 plantas, 32 ascensores, 3.123 ventanas, 184 apartamentos, un hotel de lujo con 307 habitaciones, salón de fiestas para 1.200 personas y una piscina en la terraza superior.
Pionero en esa década, el Edificio España se erigió sobre el solar de un antiguo convento destruido durante la Guerra Civil que adquirieron los hermanos Julián y Joaquín Otamendi, arquitectos y propietarios de la Compañía Inmobiliaria Metropolitana, germen del grupo Metrovacesa.
En 2005, la inmobiliaria Metrovacesa vendió el 50 % del emblemático edificio al fondo inmobiliario del Santander Central Hispano por 138,6 millones de euros y cerró un acuerdo de compraventa del 50 %, que también vendió al banco por esa misma cantidad.
Desde entonces sufrió varias remodelaciones sin que en ningún momento cuajara alguno para devolver la vida a pesar de haber sido demolido por dentro en 2007 tras un largo periodo vacío. Si cuajar ninguno de los diferentes proyectos de transformación del edifico, permanece vacío tras muchos años de inactividad.
En las décadas posteriores y hasta la construcción de las Cuatro Torres de Madrid, solo la Torre Picasso – de 157 metros-, la Torre de Madrid -de 142 metros- y la Torre Europa -de 121 metros- lo superaron en altura.
En 2000 el Consejo de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid anunció que el edificio era susceptible de ser declarado Bien de Interés Cultural, una protección que evitaría no solo su derrumbe, sino que cualquier remodelación tendría que respetar el origen del histórico edificio.
Wang Jianlin, empresario chino, llegó a ofrecer 260 millones de euros por el inmueble al grupo Santander en marzo de 2014. Meses después, el 5 de junio, el Santander comunicó oficialmente que había vendido finalmente por 265 millones de euros a la sociedad Renville Invest, del magnate chino Wang Jianlin, propietario de Dalian Wanda.
El 29 de enero de 2015, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid dio luz verde a la reforma del edificio manteniendo las fachadas.
Sin embargo, tras un acuerdo con el gigante inmobiliario chino Wanda, en julio de 2016 el grupo inversor Baraka, del empresario murciano Trinatario Casanova, ultimó la compra del Edificio España por más de los 265 millones de euros que en su día había pagado el inversor chino. EFE-doc