Rick Parfitt, guitarrista de la banda Status Quo

Rick Parfitt, guitarrista y compositor de la banda de rock británica Status Quo falleció el día de Nochebuena en un hospital de Marbella (Málaga) a los 68 años tras sufrir una grave infección.
El guitarrista británico Rick Parfitt en una actuación en LondreS en 2004. EFE/EDMOND TERAKOPIAN El guitarrista británico Rick Parfitt en una actuación en LondreS en 2004. EFE/EDMOND TERAKOPIAN

El artista, que vivía en esa localidad del sur de España desde hace varios años, regentaba junto a su mujer, Lyndsay, y un socio, Julian Hall, un negocio de venta de inmuebles.
Richard John Parfitt nació en la localidad de Woking, el 12 de octubre de 1948. Comenzó a tocar la guitarra con once años y con quince abandonó la escuela, después de ser contratado para actuar en un cámping en Hayling Island por cinco libras a la semana.
En una de sus actuaciones conoció a Francis Rossi con quien formó la banda que le daría fama mundial, Status Quo. Además de Parfitt y Rossi, la banda la completaron Alan Lancaster, John Coghlan and Roy Lynes. El grupo logró su primer gran éxito en 1968 con “Matchstick Men”, un tema adscrito al sonido psicodélico.
Posteriormente el grupo abandonó ese estilo y se instaló en un rock más convencional que tuvo su mejor expresión en el álbum “Piledriver” que vio la luz en 1972, que cuenta con varias composiciones de Parfitt.
La irrupción del punk y posteriormente de la “new wave” no alteró la orientación musical de Status Quo que no renunció a su sonido particular, que fue seguido por una gran base de leales seguidores.
En 1984 la banda decidió poner fin a su carrera, aunque el productor y músico Bob Geldof les convenció para abrir el megaconcierto Live Aid, que se celebró un año después.
Desde entonces la banda ha seguido en la carretera y editó dieciséis discos. En octubre pasado Parfitt anunció su intención de abandonar las actuaciones en directo con el grupo por consejo médico, tras haber sufrido un ataque cardíaco este verano.
Tras aquel incidente, su mánager relató que Parfitt había estado “muerto” durante varios minutos, lo que le había dejado secuelas mentales. Los problemas de salud le perseguían desde hacía años, y en 1997 se sometió a una operación para instalarle un cuádruple “bypass”.

Publicado en: Obituarios