Ricard Maria Carles, cardenal y arzobispo emérito de Barcelona

El cardenal y arzobispo emérito de Barcelona, Ricard Maria Carles, ha fallecido en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona), donde estaba ingresado por una sintomatología neurológica, tras sufrir un ictus.
Ricard Maria Carles, cardenal y arzobispo emérito de Barcelona

Nacido en Valencia el 24 de septiembre de 1926, era licenciado en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue obispo de Tortosa y cardenal de Barcelona, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y miembro de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, entre otros cargos.

Carles ingresó en el seminario Metropolitano de Valencia, donde cursó estudios de Filosofía y Teología, y amplió estudios en el Real Colegio Hábeas Christi, de la capital del Turia, en 1947.

En junio de 1951 fue ordenado sacerdote, y a continuación, se licenció en Derecho Canónico.

De regreso a la diócesis, fue en 1953 coadjutor de la iglesia de San Pedro, en Tabernes de Valldigna (Valencia) y arcipreste en 1964. A continuación, sería obispo de Tortosa en 1969 y Arzobispo de Barcelona entre 1990 y 2004.

En la elección del Papa, en marzo de 2013, fue uno de los cinco cardenales españoles que participaron en el cónclave con voz pero sin voto y que además, podría resultar elegido.

 

Así, en marzo de 1990 fue nombrado por Juan Pablo II arzobispo de la archidiócesis de Barcelona, en sustitución de Narcis Juabny.

Creado cardenal presbítero, recibió la birreta roja y título de Santa María Consolatrice al Tiburtino en 1994, y un año después, fue designado miembro del Consejo de Cardenales para el Estudio de los Problemas Organizativos y Económicos de la Santa Sede.

Carles, que en 1998 acompañó a Juan Pablo II en su viaje apostólico a Cuba, fue elegido en 1999 vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española.

En marzo de 2000 fue nombrado por el Papa para formar parte de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, puesto compatibilizó con sus responsabilidades en el Consejo de Cardenales para los asuntos económicos, la Congregación para la Educación Católica y el Pontificio Consejo Justicia y Paz.

El 24 de septiembre de 2001, tras cumplir los 75 años – la edad de jubilación en la Iglesia-, Carles presentó su renuncia al gobierno pastoral de la Archidiócesis de Barcelona, pero Juan Pablo II prorrogó su mandato hasta 2003.

Tras permanecer 14 años al frente de la segunda diócesis más grande de Europa después de la de Milán, en junio de 2004, Carles fue sustituido por Lluís Martínez Sistach. Esta sustitución coincidió con la decisión del Vaticano de desmembrar la archidiócesis de Barcelona en tres sedes: Barcelona, Tarrasa y Sant Feliu de Llobregat.

Como arzobispo de Barcelona, ofició el enlace de la infanta Cristina con Iñaki Urdangarín, el 4 de octubre de 1997 en la catedral de Barcelona y en 1999 participó en el Sínodo de los Obispos de Europa.

En 2003 Carles pasó a ser miembro de número de la Academia de Jurisprudencia y Legislación de Cataluña.

En noviembre de 2013, el cardenal emérito de Barcelona ingresó en el Hospital de Tortosa Virgen de la Cinta afectado por una crisis epiléptica provocada por un ictus, y el 17 de diciembre, falleció a los 87 años de edad.EFE/doc

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Obituarios