La República Islámica pierde aceptación entre los iraníes

El presidente de Irán, el moderado Hasan Rohaní, reconoció la desafección de la población iraní en la República Islámica durante un reciente discurso en el Parlamento de su país y advirtió de que el régimen podría perder la legitimidad a los ojos de los ciudadanos.
Decenas de miles de personas se manifestaron en numerosas ciudades de Irán para expresar su apoyo al régimen de la República Islámica de Irán, enDecenas de miles de personas se manifestaron en numerosas ciudades de Irán para expresar su apoyo al régimen de la República Islámica de Irán, en enero de 2018. EFE/Archivo/Morteza Jaberian

 

Artemis Razmipour 

 

“La gente ha perdido su fe en el futuro de Irán, y es más, incluso algunos dudan de la grandeza y el poder del sistema de la República Islámica”, dijo el presidente iraní ante el Parlamento en una sesión destinada a la defensa de su gestión ante la grave crisis económica que vive esa nación.

Rohaní reconoció que la actual situación en ese ámbito es crítica pero que la situación económica, ante la pérdida de “la confianza y la esperanza de la gente, es insignificante”.

Esta es la primera vez en la historia de la República Islámica que un responsable político reconoce de modo oficial que el actual sistema político no es aceptado por la gente.

En este sentido, el analista y catedrático de ciencias políticas de la Universidad Azad de Teherán, Mehdi Motaharnia, explicó a Efe que Rohaní es “el primero que de modo claro ha puesto en duda la aceptación del sistema de la República Islámica”, instaurada en Irán en 1979 tras la caída de sha Mohamed Reza Pahleví.
Rohaní advirtió de que la pérdida de la aceptación puede provocar “la ilegitimidad” del sistema.

El presidente de la República Islámica “ha hecho sonar las alarmas con el objetivo de alertar a los responsables y transmitirles que, aunque no penséis en el futuro de Irán, seguro que pensáis en su poder, y es probable que este sistema pierda su estabilidad”.

En los últimos meses ha habido en las redes sociales una fuertes muestras de descontento con la República Islámica por parte de los iraníes.

Una de las más recientes fue en reacción a unas declaraciones del ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, en una entrevista en una cadena de televisión del país.

El periodista preguntó a Zarif por qué motivo Irán siempre está bajo la presión internacional algo que, según dijo, no le ocurre a otros países.
Zarif respondió: “eso solo tiene un motivo y se trata de que nosotros mismos hemos elegido vivir de otro modo”.

Las reacciones en las redes sociales no se hicieron esperar y muchos ciudadanos expresaron con sarcasmo en desacuerdo con las políticas del régimen.

El moderado Rohaní se encuentra bajo fuertes presiones por parte de los principales partidos políticos del país, reformistas y conservadores.

El mandatario iraní en una carta dirigida al presidente del Parlamento, Alí Lariyaní, y publicada a principios de agosto, indicó que su comparecencia no se había planteado en un momento apropiado, pero consideró que “puede ser una buena oportunidad para que revelar a nuestra querida gente algunas realidades”, precisó.

Sin embargo, Rohaní no explicó el pasado martes ante los diputados dichas realidades e instó a la unidad y a la permanencia del sistema.

Solo confió en que “tenemos que hablar con la gente para convencerla de que los problemas de Irán se solucionan a corto plazo”, con la guía del líder supremo del país.

Rohaní fue interrogado sobre el fracaso del Gobierno a la hora de controlar el desempleo y la subida de los precios, la continuación de las sanciones al sistema bancario, la severa recesión económica y la fuerte caída del valor del rial.

A juicio del catedrático Motaharnia, “la gente está descontenta con la situación. Hace años que comenzó el proceso de la pérdida de la confianza de la gente en el sistema y ahora la República Islámica está perdiendo su reputación”. EFE 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis