REPORTAJE: Quinientos años de la muerte del Rey Fernándo el Católico

Se cumple medio milenio de la muerte de Fernando II de Aragón, el Rey Católico, esposo de Isabel I, que ha pasado a la historia, con sus luces y sus sombras, como un gobernante que supo acordar, pactar y pacificar.
Fotografía facilitada por la Junta de Andalucía de los actores, Michelle Jenner, que encarna a la Reina Católica y Rodolfo Sancho que representa alFotografía facilitada por la Junta de Andalucía de los actores, Michelle Jenner, que encarna a la Reina Católica y Rodolfo Sancho que representa al Rey Fernando el Católico, posando en el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada donde se rodó parte de la serie de Radio Televisión Española: "Isabel". EFE/ Pepe Marín

 

 

Isabel Poncela

 

– El monarca gobernó 42 años en Castilla, de los cuales 37 también en Aragón y “fue un gobernante que estuvo a la altura que los tiempos exigían y proyectó para sus gobernados un futuro muchísimo mejor del que tenían. Esa es su mayor aportación a la historia”, según José Ángel Sesma, miembro de la Real Academia de la Historia.

– Hay quien dice que la muerte de Fernando II pudo deberse a los efectos del abuso de la cantárida, compuesto que se obtiene de machacar ejemplares de “lytta vescicatoria” o mosca española, que se creía que incrementaba la potencia sexual y que, según el cronista del Reino de Aragón, Jerónimo Zurita (1512-1580), le hacía tomar su segunda esposa, Germana de Foix, “para más habilitarle, que pudiese tener hijos”.

– Esteban Sarasa, profesor de Historia Medieval y director de la cátedra de Historia de la Institución Fernando el Católico de la Diputación Provincial de Zaragoza, reivindica el papel de “gran político” de Fernando de Aragón, un hombre, afirma este experto, “que fue también un gran diplomático”.

 

 

 

El 23 de enero se cumplen quinientos años de la muerte de Fernando II de Aragón, el Rey Católico esposo de Isabel I de Castilla. Coincidiendo con el aniversario las instituciones básicas aragonesas (Gobierno, Cortes y Justicia) así como la Diputación Provincial, le van a dedicar varios actos a modo de homenaje.
El monarca gobernó 42 años en Castilla, de los cuales 37 también en Aragón y “fue un gobernante que estuvo a la altura que los tiempos exigían y proyectó para sus gobernados un futuro muchísimo mejor del que tenían. Esa fue su mayor aportación a la historia”, según José Ángel Sesma, miembro numerario de la Real Academia de la Historia y catedrático emérito en la Universidad de Zaragoza.
Fernando II de Aragón, nació en Sos del Rey Católico (Zaragoza) el 10 de marzo de 1452 y fue el vigésimo rey en la línea de la monarquía aragonesa inaugurada por Ramiro I en 1035. Falleció a los 64 años, el 23 de enero de 1516, en una casa de huéspedes regentada por religiosos en Madrigalejo (Cáceres).

 

“LA HISTORIA NO SE REPITE, ES ACUMULATIVA”.

Hay quien dice que la muerte de Fernando II pudo deberse a los efectos del abuso de la cantárida, compuesto que se obtiene de machacar ejemplares de “lytta vescicatoria” o mosca española, que se creía que incrementaba la potencia sexual y que, según el cronista del Reino de Aragón, Jerónimo Zurita (1512-1580), le hacía tomar su segunda esposa, Germana de Foix, “para más habilitarle, que pudiese tener hijos”.
Esteban Sarasa, profesor de Historia Medieval y director de la cátedra de Historia de la Institución Fernando el Católico de la Diputación Provincial de Zaragoza, reivindica el papel de “gran político” de Fernando de Aragón, un hombre, afirma este experto, “que fue también un gran diplomático”.
“La historia debe dar lecciones con la salvaguarda de que no se puede juzgar el pasado con los criterios y las vivencias actuales”, afirma Sarasa.
José Ángel Sesma, por su parte, apunta: “Invariable no sigue nada. La historia no se repite, es acumulativa; se recibe sin pedirla, no se detiene ni se puede rectificar. Lo que somos colectivamente es consecuencia del pasado, de lo que las generaciones que nos precedieron hicieron o dejaron de hacer”.
Según Sarasa, no se puede comparar la época en la que vivió Fernando II con la actualidad, “aunque del comportamiento y tarea de este rey se pueden sacar algunas lecciones. La principal es que el monarca que gobernaba sobre Aragón, Valencia, Mallorca y Cataluña, amén de otros territorios en Italia, mantuvo y respetó las lenguas de esos lugares, sus derechos, sus leyes y sus fueros”.
Y Sesma abunda en que, “Fernando II de Aragón constituye un punto de inflexión en la trayectoria histórica española, puesto que a partir de su reinado se produjo la integración de los Estados con un proyecto común, y se abrió un periodo de expansión que perduró durante siglos. Fue, en definitiva, una especie de precursor de lo que se dio luego en llamar el Siglo de Oro español”.
“La idea del rey que “imaginó España” -lo que no quiere decir que la inventó- no se limitaba, sin embargo, solo a reunir los territorios, sino que dotó al conjunto, aún manteniendo las peculiaridades de los Estados, de un proyecto común, beneficiosos para todos”, añade el experto a Efe.

 

RECONOCIDO POR MAQUIAVELO Y FELIPE II.

Sesma insiste en que los sacó de su pasado medieval y “provocó los avances territoriales de reconquista de las tierras perdidas por la llegada del Islam, para pasar todos juntos a encabezar la gran transformación que debía iniciar el mundo hacia los tiempos modernos”.
En su tiempo, y en los siglos siguientes, la figura de Fernando II fue reconocida con la máxima consideración, entre otros por Maquiavelo o Felipe II, pero en los dos últimos siglos, lamenta el profesor Sesma, “la historiografía nacionalista manipuló su historia”.
La primera, para potenciar a Castilla en la formulación de España, que impuso una imagen de la reina Isabel que “oscureció” al rey aragonés.
En este sentido, Esteban Sarasa asegura que entre ambos hubo esenciales diferencias,” puesto que mientras Isabel gobernó sus territorios con una visión todavía muy medieval, Fernando asumió su tarea de una manera más modera, influido por los aires renacentistas y humanistas que llegaban desde Italia, hasta donde se extendió su reino”.
“Y desde la historiografía catalana se le achacó una pretendida castellanización de Cataluña y ser la causa de la crisis general del principado que había provocado la oligarquía y que Fernando, en realidad, consiguió en parte atajar”, añade el profesor.
“Desde entonces, Fernando II perdió gran parte del” brillo oficial” y muchos le tildaron de “panespañolista” y redujeron el estudio de su vida a la “vieja, trasnochada y caduca historiografía franquista, confundiendo el yugo y las flechas, que son las armas de los reyes, con los de la falange”, añade Sesma.
Manuel García Guatas, catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, precisa, no obstante, que en la mayoría de las representaciones artísticas que se hicieron en su época de Isabel I y Fernando II, los Reyes Católicos, “ambos comparten protagonismo, debido a que no había primacía del reino de Castilla sobre el de Aragón, ni a la inversa”.
Y remite a la primera obra escultórica del Renacimiento Aragonés, en la portada de la iglesia basílica de Santa Engracia de Zaragoza, donde los reyes se representan arrodillados a ambos lados de la Virgen. Pero también a la parte musulmana del Palacio de La Aljafería, también en Zaragoza, reconstruido como residencia de los monarcas en 1492 y en cuyo rico artesonado campean sus escudos del yugo y el haz de flechas y una larga inscripción de exaltación de cada uno de los reyes.
García Guatas reconoce que “Aragón siempre ha estado muy al tanto de las efemérides relacionadas con su rey Fernando II: consiguió que su palacio natal en Sos fuera declarado monumento nacional en 1924; la Diputación Provincial de Zaragoza dio el nombre del monarca a su primera y principal institución cultural en 1940, y en 1969 se erigió en la capital aragonesa un monumento a su memoria en la avenida que lleva su nombre”.
Pero a las puertas del acto con el que Aragón celebrará el quingentésimo aniversario de su muerte, Sesma compara “el montaje que se hizo en 2004 para conmemorar el quinto centenario de su primera esposa Isabel y la falta de interés para hacerlo con el de Fernando”. “Ningún organismo estatal ha querido recordar 2016 como el año de Fernando II de Aragón”, lamenta. EFE-Reportajes

 

 

 

 

//EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen