REPORTAJE: Planeta “Plástico”

Nuestro mundo está entrando en una "Edad de plástico" y estos materiales se van a convertir en los fósiles del futuro. Si todo el plástico fabricado en las últimas décadas fuera film transparente ya habría suficiente como para recubrir la Tierra.
Con el plástico que generamos podríamos envolver en varias capas la Tierra.Foto: University of Leicester, Reino UnidoCon el plástico que generamos podríamos envolver en varias capas la Tierra.Foto: University of Leicester, Reino Unido

Daniel Galilea

– “Producimos casi mil millones de toneladas de plástico cada tres años”, asegura Jan Zalasiewicz, profesor de Paleobiología de la Universidad de Leicester, en el Reino Unido.

– Investigadores del CSIRO, de Australia, y del Imperial College de Londres, calculan que el 90 por ciento de las aves marinas vivas hoy en día han comido plástico de algún tipo y predicen que este material sintético estará presente en los intestinos del 99 por ciento de las especies de aves marinas del mundo en 2050.

– La Expedición Malaspina, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas español, comprobó que las corrientes oceánicas transportan los objetos plásticos y éstos se rompen en fragmentos cada vez más pequeños, los cuales fueron detectados en el 88 por ciento de la superficie oceánica muestreada.

 

La presencia en nuestro mundo de materiales sintéticos derivados del petróleo y de otras sustancias, no es ni llegará a ser tan masiva como la materia orgánica y mineral que compone el suelo natural de la corteza terrestre, no obstante, si todo el plástico fabricado en las últimas décadas fuera film transparente, habría suficiente como para producir una capa que recubriera todo el planeta, de acuerdo a un estudio internacional en el que han participado científicos de la Universidad de Leicester, UoL, en el Reino Unido.

 

PRESENTES EN TODAS LAS PARTES.

“Actualmente producimos casi mil millones de toneladas de material plástico cada tres años”, asegura Jan Zalasiewicz, profesor de Paleobiología de la UoL (https://le.ac.uk/).
El estudio sugiere que la superficie del planeta, tanto su tierra firme como los océanos, está siendo alterada notablemente por la producción de estos materiales de larga duración fabricados por los seres humanos, a consecuencia de lo cual estamos entrando en una auténtica ‘Edad o Era de Plástico’, según la UoL.
“Los plásticos eran más o menos desconocidos para nuestros abuelos, cuando eran niños, pero ahora, son indispensables para nuestra vida cotidiana”, según Zalasiewicz.
En nuestros días, los plásticos “están por todas partes. Envolviendo los alimentos, siendo recipientes para el agua y la leche, proporcionando envases para los huevos, el yogur y el chocolate, manteniendo nuestros medicamentos libres de gérmenes, y constituyen la mayor parte de la ropa que usamos”, añade el profesor de la UoL, primer firmante del estudio.

 

FÓSILES PLÁSTICOS.

Para Zalasiewicz, los plásticos están presentes en todas las partes en la Tierra, desde las cimas de las montañas hasta el profundo fondo oceánico y, en el futuro, “pueden fosilizarse, es decir convertirse en fósiles o restos más o menos petrificados de otras épocas geológicas conservados en las capas terrestres”.
El estudio sugiere que los plásticos tienen un impacto tan duradero sobre la geología del planeta, porque son materiales inertes y difíciles de degradar y, como resultado de ello, cuando ensucian un paisaje se convierten en una parte del suelo. Además, a menudo terminan en el mar siendo consumidos por los peces y las aves marinas y matando a muchos de estos seres.
Según la UoL, los plásticos pueden viajar miles de kilómetros, atrapados en las “grandes parches de basura oceánica que flotan en distintas parte del mar; quedar depositados en playas lejanas; o, eventualmente, puede hundirse hasta el fondo del mar para convertirse en una parte de los estratos geológicos del futuro”.
Para el profesor Zalasiewicz los plásticos continuarán entrando en el ciclo sedimentario durante los próximos milenios y, una vez enterrados, al ser tan resistentes, tienen una buena oportunidad de fosilizarse y dejar una señal de este material y de la ‘Era del Plástico’ durante muchos millones de años en el futuro.

 

ALIMENTO DE LAS AVES MARINAS.

Por su parte, investigadores del CSIRO, la agencia científica nacional de Australia (www.csiro.au) , y del Imperial College de Londres (www.imperial.ac.uk) del Reino Unido, han evaluado la extensión de la amenaza que representan los plásticos para las aves marinas en el mundo, encontrando que casi el 60 por ciento de todas las especies tiene este material en sus intestinos.
Según este trabajo, en 1960 se encontró plástico en el estómago de menos del 5 por ciento de las aves marinas y esta proporción aumentó hasta el 80 por ciento en el 2010, mientras que los investigadores predicen que la ingestión de este material sintético afectará a 99 por ciento de las especies de aves marinas del mundo en el año 2050, si se mantiene la actual tendencia.
Los científicos australianos y británicos calculan que el 90 por ciento de todas las aves marinas vivas hoy en día han comido plástico de algún tipo, lo que según el doctor Chris Wilcox, investigador de los océanos y la atmósfera senior en el CSIRO y el líder del estudio, “es una cantidad enorme y realmente apunta a que la contaminación por plástico está por todas partes”.
“Las aves marinas suelen ingerir bolsas, tapas de botellas de plástico y fibras de ropa sintética, que han llegado al océano a través de los ríos, alcantarillas y depósitos de residuos urbanos, y en algunos animales se han encontrado cerca de 200 piezas de plástico”, según la doctora Denise Hardesty, investigadora del CSIRO y coautora de trabajo.

 

UNA DURACIÓN DE CIENTOS DE AÑOS.

Los pájaros, como los pingüinos y albatros gigantes, confunden los objetos de colores brillantes con el alimento, comiéndoselos o se los tragan por accidente, lo cual conduce a que los trozos de plástico impacten y se queden en sus intestinos, provocando pérdida de peso y, a veces, incluso la muerte de estos animales, según los expertos del CSIRO y el Imperial College.
La Expedición Malaspina, liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, (www.csic.es) español, demostró que existen cinco grandes acumulaciones de residuos plásticos en el océano abierto, que coinciden con los cinco grandes giros de circulación de agua superficial oceánica.
Además de la ya conocida acumulación de basura plástica del Pacifico Norte, existen acumulaciones similares en el centro del Atlántico Norte, el Pacífico Sur, el Atlántico Sur y EN el Océano Indico.
Los investigadores del CSIC han descubierto que las aguas superficiales del centro de los océanos podrían no ser el destino final de los residuos plásticos, al comprobar que grandes cantidades de microplásticos podrían estar pasando a la cadena alimenticia marina y llegando a los fondos oceánicos.
“Las corrientes oceánicas transportan los objetos plásticos, que se resquebrajan en fragmentos cada vez más pequeños o microplásticos debido a la radiación solar, los cuales pueden llegar a durar cientos de años y se detectaron en el 88 por ciento de la superficie oceánica muestreada durante la expedición”, según el investigador Andrés Cózar, de la Universidad de Cádiz.
Según los autores del estudio, “los resultados de Malaspina muestran que el problema de la contaminación por residuos plásticos tiene carácter planetario, y que los principales residuos encontrados son polietileno y polipropileno, dos polímeros empleados en la elaboración de bolsas, contenedores de bebida y comida, utensilios de cocina y juguetes, entre otros”. EFE/REPORTAJES

 

 

//EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-

 

 

 

 

 

imagen

imagen