REPORTAJE: Los barcos robots

Hacia 2020 surcarán los mares los primeros barcos cargueros robotizados y desprovistos de cubiertas, que navegarán de forma autónoma y sin tripulaciones humanas, controlados a distancia por operadores.
Diseño de una de las naves autónomas de transporte marítimo. Foto:Rolls-Royce plc, EnglandDiseño de una de las naves autónomas de transporte marítimo. Foto:Rolls-Royce plc, England

Ricardo Segura
– “La pregunta no consiste en saber si los barcos autónomos controlados a distancia son posibles, sino cuándo comenzarán a fabricarse y a funcionar, ya que las tecnologías necesarias para desarrollarlos ya existen”, asegura Oskar Levander, vicepresidente de Innovación de Rolls-Royce (R-R).

– “Veremos el primer barco controlado remotamente para uso comercial a finales de la actual década”, enfatiza Levander, quien explica que los sensores del futuro barco-robot ya se están probando en un ferri que opera en Finlandia, país que impulsa el proyecto AAWA de inteligencia para barcos.

– Estas embarcaciones serán controladas con la ayuda de complejos grupos de sensores que incluirán cámaras de video, sistemas de infrarrojos, radares, micrófonos, sonares, GPS y el LIDAR, una tecnología que permite determinar la distancia a un objeto o superficie utilizando un rayo láser, según R-R.

 

 

En 2014, la firma Rolls-Royce (R-R) presentó su visión general del barco carguero robotizado del futuro que esta empresa británica especializada en propulsión para el transporte vaticina que se hará realidad a finales de esta década: naves-robot no tripuladas que recorrerán los océanos bajo el control remoto de capitanes mercantes que operarán en bases terrestres.
Esta firma de ingeniería (www.rolls-royce.com) ha descrito en 2016 cómo podrían ser estas embarcaciones autónomas y qué problemas deberán resolverse para poder fabricarlas y que comiencen a operar incorporándose al tráfico marítimo.
Naves que forman parte del proyecto de ‘inteligencia para barcos’ AAWA (siglas inglesas de aplicaciones avanzadas y autónomas embarcadas) impulsado por la agencia finlandesa para la innovación y la tecnología, Tekes (www.tekes.fi/en).
“La pregunta no consiste en saber si los barcos autónomos controlados a distancia son posibles, sino cuándo comenzarán a fabricarse y a funcionar, ya que las tecnologías necesarias para desarrollarlos ya existen”, aseguró Oskar Levander, vicepresidente de Innovación de R-R, durante la presentación del ‘Libro Blanco’ del proyecto AAWA, en Amsterdam (Países Bajos).
Según R-R uno de los retos consiste en encontrar el modo de combinar de manera segura y económica las actuales tecnologías de sensores aplicables a los barcos inteligentes, y otro de los desafíos consiste en diseñar los sistemas de decisión autónoma, lo que implicará un proceso gradual e interactivo, sujeto a pruebas y simulaciones muy extensas.
La operación de los barcos robots -que combinará las decisiones autónomas y las controladas a distancia- será al menos tan segura como la de las actuales naves, y tiene el potencial de reducir los problemas debidos a errores humanos, aunque también pueden surgir nuevos tipos de riesgos que deben ser identificados y analizados, según indica la compañía británica.

 

PRIMERAS PRUEBAS, EN FINLANDIA.

“Dentro de esta iniciativa ya se están ensayando en Finlandia un conjunto de sensores en diferentes condiciones climáticas y operativas, y se ha construido un simulador de un sistema de control de un barco autónomo, para ensayar todas las posibles situaciones de comunicaciones”, adelanta Levander.
“Veremos el primer barco controlado remotamente para uso comercial a finales de la actual década”, enfatiza este ejecutivo, quien explica que los sensores del futuro barco-robot se están probando en un ferri (transbordador) que actualmente opera entre las islas de Korpo y de Houtskär, en Finlandia.
En el ‘Libro Blanco’ del AAWA, se analizan diferentes aspectos de esta futura generación de embarcaciones, desde la tecnología, seguridad y diseño, hasta lo relativo a sus normas y regulaciones legales, pasando por la creación de una red de proveedores para aplicar este sistema de transporte a una serie de productos comercial, en el corto y mediano plazo, según R-R.
Según Rolls-Royce, los futuros barcos cargueros autónomos serán gigantescos y tendrán el aspecto de ballenas con cubiertas muy planas y lisas (en el caso de que tuvieran alguna) y sin estructuras por encima de su superficie.
Estos buques navegarán con una enorme tranquilidad casi ‘deslizándose’ con suavidad a lo largo de las rutas marítimas, propulsados por motores ecológicos amigos del medio ambiente, de acuerdo al ‘Libro Blanco’.
Estas embarcaciones van a ser controladas con la ayuda de complejos grupos de sensores que incluirán cámaras de video, sistemas de infrarrojos, radares, micrófonos, sonares, GPS y también el LIDAR, una tecnología que permite determinar la distancia a un objeto o superficie utilizando un rayo láser.

 

NAVEGACIÓN AUTÓNOMA EN ALTA MAR.

Uno de los desafíos que plantea esta faceta de los barcos robots, es averiguar cómo se podrá manejar los diferentes tipos de señales que utilizan estos sistemas y conseguir que operen en tiempo real, es decir al instante y sin retrasos, según la revista GizMag.
“Dado que estos barcos podrían construirse sin necesidad de alojamientos de la tripulación, casetas, botes salvavidas o incluso sin requerir cubiertas, su construcción y operación serían mucho más baratas y además podrían transportar más carga”, según R-R.
Los barcos robots serán capaces de tomar decisiones con diversos grados de autonomía, desde seguir exclusivamente las instrucciones de humanos, hasta funcionar mediante ordenadores sin intervención de operadores ‘de carne y hueso’ y, según Rolls-Royce, serán programados para usar en cada caso la opción que requiera la tarea.
La mayoría del tiempo, por ejemplo en alta mar, estos barcos navegarán de forma autónoma pero, si ocurre algún imprevisto, como por ejemplo la detección de un obstáculo inesperado, sus ordenadores podrían realizar sus correcciones sin intervención humana, solicitar la aprobación de los operadores antes de iniciar una acción o cederles el control por completo, adelanta R-R.
El principal respaldo para los barcos autónomos será una red de centros de control asentados en tierra y conectados con las naves a través de satélites y sistemas terrestres, los cuales permitirán comunicaciones seguras y en ambas direcciones, según R-R.
Para minimizar los riesgos, estas telecomunicaciones tendrán redundancia, es decir que habrá dos o más sistemas configurados, de modo que uno de ellos esté en funcionamiento y, en el caso en que deje de funcionar por cualquier motivo, se active otro de los sistemas de respaldo.

 

SUPERVISIÓN CONTINUA DESDE TIERRA FIRME.

Los operadores de estas estaciones terrestres serán capaces de monitorizar varios barcos a la vez, y de identificar y corregir errores en el instante en que suceden, así como ponerse en contacto con capitanes mercantes humanos, si fuera necesario, para que colaboren en la resolución de problemas a distancia.
El ideal de Rolls-Royce consiste en que los barcos funcionen sin tripulaciones humanas, aunque admite que, a corto y mediano plazo, los marineros serán necesarios, por razones legales y por la insistencia de las compañías aseguradoras de contar a bordo con personal de reserva para casos de emergencia o para prestar auxilio a otros barcos o navegantes.
El amarre y desamarre de las embarcaciones podrá ser automático o con supervisión humana , mientras que en mar abierto estos barcos navegarán siguiendo una ruta planificada hasta un punto determinado y, si detectan en su curso una gran cantidad de naves u objetos que no pueden identificar, solicitarán asistencia urgente a un puesto de control en tierra.
Asimismo, el ‘Libro Blanco’ de la AAWA prevé que los trabajadores humanos sean necesarios en las tareas portuarias durante mucho tiempo, para asegurarse de que los cargamentos estén bien asegurados en los barcos-robot.

 

//EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Reportajes

imagen

imagen